Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Interés en comprender' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GutierrezdeCavArendt.jpg

viernes, 21 de enero de 2011

Interés en comprender


El hechizo de la comprensión: vida y obra de Hannah Arendt,
de Teresa Gutiérrez de Cabiedes, es una buena biografía de la pensadora alemana: porque recurre a sus textos originales, incluido su gran epistolario, y porque está bien construida y bien escrita, aunque, a mi juicio, tiene más carga literaria de la justa y embellece las cosas demasiado en algunas ocasiones.

Está centrada en lo que cabría llamar su actitud fundamental, que la misma Arendt explicaba del siguiente modo: «Admitiré algo: básicamente, estoy interesada en comprender. (…) Admito también que hay otra gente que está principalmente interesada en hacer algo. Yo no, yo puedo vivir perfectamente sin hacer nada. Pero no puedo vivir sin tratar como mínimo de comprender cuanto ocurre».

Está pensada para dejar al lector frente a las consideraciones e ideas de Arendt, para dejar de manifiesto su capacidad de renovar los conceptos tradicionales y las preguntas de tipo político que normalmente nos hacemos. Es, por tanto, un libro útil para conocer su figura y el contenido básico de sus obras, tan clarificadoras sobre algunos aspectos de nuestra sociedad.

Por ejemplo, es fácil pensar en nuestro entorno cuando se lee el mecanismo de autodefensa mental de los funcionarios nazis, que se explica en Eichmann en Jerusalén: «El truco utilizado (…) era muy simple y probablemente muy eficaz. Consistía en invertir la dirección de estos instintos, o sea, dirigirlos hacia el propio sujeto activo. Por eso, los asesinos, en vez de decir: “¡Qué horrible es lo que hago a los demás!”, decían: “¡Qué horribles espectáculos tengo que contemplar en el cumplimiento de mi deber, cuán dura es mi misión!».

O comprobar cómo sigue siendo cierto lo que decía en Crisis de la República: «Es, creo, una muy triste reflexión sobre el actual estado de la ciencia política, recordar que nuestra terminología no distingue entre palabras clave tales como “poder”, “potencia”, “fuerza”, “autoridad” y, finalmente, “violencia”. Emplearlas como sinónimos no sólo indica una cierta sordera a los significados lingüísticos, lo que ya sería suficientemente serio, sino también ha tenido como consecuencia un tipo de ceguera ante las realidades a las que corresponden».

Teresa Gutiérrez de Cabiedes. El hechizo de la comprensión: vida y obra de Hannah Arendt (2009). Madrid: Encuentro, 2009; 454 pp.; prólogo de Alejandro Llano; ISBN: 978-84-9920-002-6.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo