Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'DosDos en vez de TuTu' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RichlerJacobo01.jpg

martes, 1 de febrero de 2011

DosDos en vez de TuTu


He leído Jacobo Dos-Dos y Colmillo Encapuchado, del canadiense Mordecai Richler, y una de sus secuelas, Jacobo Dos-Dos en alta mar, escrita por otro autor, Gary Fagan, con el mismo estilo.

El protagonista, Jacobo, es el quinto de cinco hermanos, dos hermanos y dos hermanas. Todo lo repite dos veces porque nadie le hace caso la primera vez. En el primer relato, cuando hace su primer recado, el señor Barril, el tendero, le gasta una broma junto con un policía que estaba también en la tienda, por lo que Jacobo se asusta y huye al parque; allí sueña con que el malvado Colmillo Encapuchado lo encierra en prisión pero que dos superhéroes, O’Toole y Shapiro (sus hermanos Noah y Emma, que son gemelos) le rescatan. En el segundo libro Jacobo hace un viaje en barco, conoce a una niña muy educada llamada Cindy Altacuna, y ha de vérselas con el capitán Resplandedientes y el señor Caradura.

El juego con los dos planos de realidad y sueño del primer libro puede confundir un poco, aunque sea claro para un lector algo experto. El argumento del segundo libro es lineal y ya cuenta con que los lectores conocen quienes son los personajes principales. En general, los relatos hablan de los miedos de los niños, de las relaciones entre hermanos, y de adultos que no son honrados o que son condescendientes o desconsiderados con los niños. Las historias son vivas y resulta simpático el personajillo de Jacobo y sus continuas repeticiones, bajo cuyo punto de vista ingenuo se ven siempre las cosas.

Richler inventó el personaje y escribió sus primeras historias para divertir a sus hijos: de hecho los personajes tienen sus mismos nombres. Fue un autor bien considerado en su país y sus relatos fueron premiados. Algunos comentarios lo comparan con Roald Dahl pero, en una primera y rápida lectura, no he visto más semejanza entre los dos que en el espíritu cáustico con que retratan la realidad. También supongo que tienen particular importancia los juegos de sonidos, como parece indicar que no es lo mismo leer «Jacobo Dos Dos» que «Jacob Two Two», pero no he buscado los originales para confirmarlo. Hay más información aquí.

Las ilustraciones, hechas para una reedición de los libros originales de Richler y para las continuaciones escritas por Fagan, son de un ilustrador serbio afincado en Canadá que es un conocido dibujante y caricaturista de prensa.

Mordecai Richler. Jacobo Dos-Dos y Colmillo Encapuchado (Jacob Two Two Meet the Hooded Fang, 1975; 2009 las ilustraciones). Madrid: Almadraba, 2010; 98 pp.; Ilust. de Dušan Petričić; trad. de Susana Andrés; ISBN: 978-84-92702-56-5.
Cary Fagan. Jacobo Dos-Dos en alta mar (Jacob Two Two on the High Seas, 2009). Madrid: Almadraba, 2010; 117 pp.; Ilust. de Dušan Petričić; trad. de Susana Andrés; ISBN: 978-84-92702-55-8.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo