Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Una imaginación empática' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 27 de marzo de 2011

Una imaginación empática


Martha Nussbaum:
Si a un niño, al crecer, le damos lecturas adecuadas, «a medida que (…) domine más los rudimentos del vocabulario emocional de su sociedad ocurrirán dos cosas nuevas». Por medio de tragedias como las de Sófocles puede iniciar un proceso de aprendizaje de la compasión pues el lenguaje literario tiene «la capacidad de abrirse paso a través de la distracción para promover un intenso reconocimiento e interés por los demás». Por medio de dramas como los propios de la novela social realista, dramas que son como ejercicios de «extensión de la simpatía», pueden adquirir una empatía que atraviese las barreras sociales. Aunque también hay que añadir que «nada producirá una compasión adecuada sin que existan juicios éticos correctos» y que «promover la empatía en este sentido (multicultural) no nos compromete con un relativismo cultural, con la idea de que todas las culturas son igualmente buenas o con ninguna otra actitud de lavarse las manos frente a toda crítica cultural. De hecho, el espectador compasivo siempre trata de comparar lo que ve con su concepción cambiante del bien, y su compasión siempre necesita verse ligada a la mejor explicación del bien que pueda encontrar». Al mismo tiempo, «la imaginación empática es un auxilio extremadamente valioso para la formación de juicios correctos y respuestas adecuadas». A eso se han de sumar dos cosas más: una, que «el hecho de que la tragedia de Sófocles inspire compasión por el sufrimiento humano y el hecho de que sea una poesía colosal y potente no son independientes: es la excelencia poética lo que transmite la compasión al espectador, abstrayéndole de sus hábitos de la vida cotidiana»; y otra, que puede ocurrir que «las obras que resultan poderosas en un momento específico en relación con un problema particular pueden no resistir el paso del tiempo, y, en este sentido, parecen menos grandes en tanto obras de arte que otras», como es el caso de La cabaña del tío Tom, por ejemplo.

Martha C. Nussbaum. Paisajes del pensamiento. La inteligencia de las emociones (Upheavals of Thought, 2001). Barcelona: Paidós, 2008; 798 pp.; col. Magnum; trad. de Araceli Maira; ISBN: 978-84-493-2099-6.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo