Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un amor shakespeariano' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MeyerAmoShakes.jpg

jueves, 31 de marzo de 2011

Un amor shakespeariano


Siento prevención ante las novelas ambientadas en el pasado y con una chica joven como narradora: es frecuente que los autores, normalmente autoras, no se limiten a mostrar los hechos sino que, como si el lector fuera tonto, insisten para que nos demos cuenta de la opresión de la mujer entonces. Tampoco conecto bien con el sentimentalismo que suele abundar en los libros que narran enamoramientos de chicas jóvenes. Y no estoy cómodo con las historias con héroe genial al que se le permiten comportamientos inmorales e injustos que se desaprueban en los seres humanos normales. Aclarados mis prejuicios, debo decir que ninguno ha saltado al leer Amo a Will Shakespeare, de Carolyn Meyer.

Apoyada en los pocos datos conocidos de la vida de Shakespeare y de la que fue su esposa, Agnes Anne Hathaway, la autora compone una novela que destaca por su empeño en presentar a su heroína como un personaje creíble y por huir de concesiones a la mentalidad actual. A partir de una carta de 1611 en la que Shakespeare le anuncia que vuelve a casa después de muchos años fuera, la narradora recuerda su vida. Habla de la vecindad de su familia con la de los Shakespeare; de la muerte de su madre cuando ella era pequeña; del casamiento de su padre con una mujer viuda de carácter agrio; de sus relaciones con el joven Will, siete años menor que ella; de sus primeros amores y de sus fallidos compromisos matrimoniales, y, finalmente, de cómo acabó enamorándose del inmaduro pero brillante Will.

La personalidad de Agnes, con rasgos externos de Cenicienta cuya madrastra la trata injustamente y con una hermanastra pequeña superpicajosa, está perfilada con cuidado: la novela se apoya en eso, en contar cómo va cambiando todo para ella, por fuera y por dentro, con el paso del tiempo. Están bien descritas las condiciones de vida de la época: trabajos del campo, hábitos de comportamiento social, enfermedades y muertes, amenazas que se cernían sobre quienes en secreto seguían siendo católicos, etc.

Carolyn Meyer. Amo a Will Shakespeare (Loving Will Shakespeare, 2006). Madrid: Editex, 2010; 243 pp.; col. Libros de mochila; trad. de Cristina de la Cerda; ISBN: 978-84-9771-634-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo