Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: '¿Más complejidad de la cuenta?' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RossJuanLobo.jpg

lunes, 21 de marzo de 2011

¿Más complejidad de la cuenta?


Dos álbumes valiosos que, sin embargo, no (me) resultan satisfactorios: Juan y el Lobo, de Tony Ross, y Los tres osos, de Anthony Browne.

El primero es una versión de la fábula del pastor y el lobo que, como se puede esperar de Ross, es más ácida todavía que la historia original. El segundo es una versión de Goldilocks, o Ricitos de oro, con dos historias en paralelo: la de los tres osos en páginas derechas, la de la niña que acaba entrando en la casa de los osos en páginas izquierdas.

Los fallos que les veo no son, obviamente, gráficos: ambos autores son unos maestros en la realización de álbumes y vale la pena observar tanto el detallismo aparentemente descuidado de Ross, como el juego con los marcos y el distinto tipo de ilustración que usa Browne para contar las dos historias paralelas.

En cambio, me parece que la vuelta de tuerca final de Ross no añade nada significativo a la historia ya conocida, y pienso que los guiños típicos de Browne complican un relato en sí mismo sencillo y cuya principal fortaleza está en su concepción como narración oral. En cuanto a los títulos, la versión española del de Ross hace perder un poco el sentido de la historia: el título original en inglés, El niño que gritó Lobo, nos hace fijarnos en cómo el comportamiento del chaval le atrae una «recompensa» como la de Hipersúper Jezabel. Browne, al titular su álbum original Yo y tú, y con su dedicatoria «para todos los desafortunados» y su forma de narrar, se ve que desea aumentar nuestra capacidad de ponernos en lugar de otros.

Aunque se puede disfrutar de estos álbumes tal como están, pues tienen calidad, la sensación que (a mí me) dejan es que cuando una historia está bien como está lo mejor es dejarla..., salvo contadas excepciones que de verdad añaden algo nuevo.

Tony Ross. Juan y el Lobo (The Boy Who Cried Wolf, 1985). Barcelona: Océano Travesía, 2010; 26 pp.; trad. de Kunas; ISBN: 978-84-494-4154-7.
Anthony Browne. Los tres osos (Me and You, 2009). México: Fondo de Cultura Económica, 2010; 32 pp.; col. Clásicos; trad. de Fabiano Durand; ISBN: 978-607-16-0107-0.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo