Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un cuco como guía' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BarriosAlfabeto2.jpg

viernes, 6 de mayo de 2011

Un cuco como guía


El alfabeto de los pájaros,
de Nuria Barrios, lo empecé con mal pie. Me atrajeron algunas frases de la solapa final —que trata del mundo interior de una niña adoptada con un inesperado enfoque y de forma emocionante— pero me provocó rechazo que aparecieran allí opiniones de políticos como José Bono y Carme Chacón (que ellos quieran figurar lo entiendo, pues los políticos hacen todo lo que sea con tal de ponerse bajo los focos; que los editores y el autor lo faciliten, no: algunos aplausos nunca prestigian).

Las protagonistas son Nix, una chica china de seis años, y su madre adoptiva, que debe lidiar con las preguntas insistentes que le hace la niña sobre su origen. El hilo argumental de la primera mitad no es más que una sucesión de incidentes que le ocurren a Nix —choques con su hermanita Nox, peleas en el colegio, las inquietudes que tiene al ver embarazada a la madre de una amiga, etc.—, los diálogos posteriores con su madre y los extraordinarios relatos que le cuenta para calmarla, y su curiosa relación con un Armario que cobra vida por las noches y de cuyas perchas cuelgan palabras en distintos idiomas que resuenan dentro de Nix y encienden su imaginación. El hilo de la segunda es un viaje fantástico que hace Nix guiada por el cuco de un misterioso reloj que una mujer china, enterada de su problema, le hizo llegar como regalo. Es una parte que a mí me ha recordado al clásico infantil victoriano The Cuckoo Clock, de Mary Molesworth, en el que también un cuco insolente actúa como guía sabio de una niña huérfana.

La mayoría del relato se cuenta en tercera persona, pero desde dentro de Nix, aunque también hay momentos en los que el narrador toma distancia y da explicaciones al lector: «La niña no tenía memoria del inicio de su vida. No la atormentaban los recuerdos, sino el olvido». La novela está bien construida y tiene altura literaria, lo que la salva de caer en el sentimentalismo. Quien conozca los problemas que pueden darse con las adopciones podrá juzgar si Nix, con sus reacciones iracundas y su demanda insistente de explicaciones imposibles, «sobreactúa» demasiado. E, igualmente, aunque a unos les encantará, casi seguro que a otros les parecerá muy sobredimensionado el recurso a los cuentos y a las fantasías de la madre de Nix. La presencia de canciones de Carla Bruni, como telón de fondo de la vida familiar, parece un elemento superfluo que lastra la historia pues la vuelve más circunstancial, aparte de que las canciones no son para los libros (y de la simpatía o antipatía que puede despertar el personaje).

Nuria Barrios. El alfabeto de los pájaros (2011). Barcelona: Seix Barral, 2011; 254 pp.; col. Biblioteca breve; ISBN: 978-84-322-1298-7.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo