Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Una bendición asombrosa' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Titterton2.jpg

sábado, 21 de mayo de 2011

Una bendición asombrosa


La primera biografía que se publicó sobre Chesterton, el mismo año de su muerte, fue G. K. Chesterton, mi amigo, de William Richard Titterton (1876-1963), un periodista que fue colaborador suyo. Es un libro que pretende ser sólo una semblanza: dejar constancia del modo de ser de Chesterton y de la huella que dejó en el autor.

Además de la información que se contiene aquí, puede dar idea de los acentos emocionados de la narración este texto: «Permítanme decir algo del efecto que tuvo G.K.C. sobre mí, aparte de los hechos tremendos de que él, más que nadie, me persuadió para que me hiciese católico, y que él, más incluso que Belloc, me convirtió del socialismo al distributismo. Me enseñó el valor de las cosas corrientes y de la gente corriente; me enseñó a entender por primera vez el significado de la democracia. Porque G.K.C. no era demócrata: era la democracia. Realmente se sentía a sus anchas con toda clase de gente, con el rey y con el zapatero, con el hombre culto y con el ignorante, con el sabio y con el tonto, salvo que fuese un tonto chulo e intrusivo. Me enseñó a luchar sin rencor y a amar al enemigo mientras odiaba su credo. Y de principio a fin me asombró, me abrumó, con su inocencia y su humildad. Extensivamente, su mayor influencia sobre el mundo ha sido su poder como polemista. Pero, intensivamente, fue mucho mayor la influencia de su personalidad, su ejemplo, su estilo de vida. “Conocerlo fue una bendición” [la frase que pronunció Hilaire Belloc al poco de morir Chesterton]. Al fin y al cabo, bastaba con repetir esas palabras».
Titterton termina su texto diciendo que Chesterton fue «el inglés más grande que ha habido desde santo Tomás Moro», una evidente inexactitud que habría hecho notar el elogiado.

W. R. Titterton. G. K. Chesterton, mi amigo (G. K. Chesterton, 1936). Madrid: Rialp, 2011; 169 pp.; trad. de Aurora Rice y Enrique García Máiquez; prólogo de Enrique García Máiquez; ISBN: 978-84-321-3875-1.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo