Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un juego entre autor y lector' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

sábado, 30 de julio de 2011

Un juego entre autor y lector


Algunos consejos de Chesterton acerca de cómo escribir y cómo no escribir relatos policiacos, tomados del libro reseñado hace dos semanas.

Primero, unos consejos positivos:

—«La primera regla fundamental es que el objetivo de un relato de misterio (…) no es la oscuridad sino la luz. El relato se escribe pensando en el momento en que el lector comprende, y no sólo en los muchos momentos preliminares en que no lo hace».

—«El segundo gran principio es que el alma de la ficción detectivesca no es la complejidad sino la simplicidad».

—«En tercer lugar, (…) el hecho o el personaje que lo explique todo debería ser un hecho o un personaje familiar».

Segundo, unos consejos negativos:

—«Es una total pérdida de tiempo ver a la policía sospechando de alguien de quien nosotros mismos no podemos sospechar».

—«Hay una ley no escrita que obliga a que la historia avance hacia su solución, y no debería incluir un largo bucle que pueda cortarse sin afectar al auténtico nudo».

—Evitad cualquier vasta organización criminal «no porque amenace vuestra vida, sino porque amenaza vuestra alma literaria. Una vasta organización criminal es tan aburrida como una vasta recopilación de estadísticas».

Tercero, varios relativos a la relación especial entre autor y lector:

—«El relato de detectives se distingue de cualquier otro tipo de relatos en que el lector sólo está satisfecho si se siente un tonto».

—«El verdadero objetivo de una novela de detectives inteligente no es confundir al lector, sino iluminarlo de tal modo que cada fragmento sucesivo de la verdad sea una sorpresa».

—«El relato detectivesco no es más que un juego en el que en realidad el lector no compite con el criminal sino con el autor».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo