Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Una novela histórica juvenil' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BanksTigreT.jpg

jueves, 1 de septiembre de 2011

Una novela histórica juvenil


Después de Grano de trigo y de Gladiador, otra novela situada esta vez en el siglo III del Imperio Romano, que también cabe llamar histórica por más que el emperador al que se refiere nunca existió, y que combina más equilibradamente que aquellas los elementos exhortatorio y popular, es Tigre, tigre, de Lynne Reid Banks.

Dos cachorros de tigre capturados en la selva son destinados, uno al Circo Romano y otro a ser mascota de la hija del emperador, Aurelia, de doce años. La narración cuenta la evolución de cada uno: Cafre, el del circo, se convierte en un gran espectáculo por su fiereza; a Botas, el de Aurelia, lo castran, le arrancan los colmillos y le ponen unas botas, de ahí el nombre, para que no haga daño. Aurelia siente compasión por los animales y, cuando va con su padre al circo, no puede soportar el espectáculo y le avergüenza comprobar que la gente disfrute con la crueldad. Marcus, su primo y compañero de juegos, de diez años, presume de hombría en esa situación. Aurelia confía cada vez más en el cuidador de Botas, un esclavo joven llamado Julius, y él también se siente atraído por ella. Cuando Marcus y Aurelia, un día, deciden gastar una broma a Julius, Botas escapa.

Lo único que no encaja del todo bien en este relato son algunos tramos donde se cuentan las cosas como desde dentro de los tigres: no es excesivo, y sirve para mostrar el ridículo comportamiento de los «dospatas», pero no aporta nada significativo y resulta impropio en el contexto de una novela como esta. Porque, además, la historia es poderosa en lo que realmente importa: la evolución de la forma de pensar de Aurelia y su rechazo al circo, «no por miedo a morir en él, sino porque es una cosa indigna y perversa», así como su toma de partido a favor de los cristianos al ver que son tratados cruelmente. Luego, los comportamientos del Emperador, de su mujer, de Marcus y de Julius, son verosímiles también. Y el final, dentro de las posibilidades de un relato así y casi sin ninguna exageración más de la cuenta, deja un gran sabor a victoria.

Lynne Reid Banks. Tigre, Tigre (Tiger, tiger, 2004). Madrid: Bambú, 2010; 215 pp.; trad. de Lola Diez; ISBN: 978-84-8343-116-0.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo