Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Sobre Hiroshima' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BrucknerSadako.jpg

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sobre Hiroshima


Sadako quiere vivir,
de Karl Bruckner, empieza el 20 de julio de 1945 cuando un avión de exploración norteamericano obtiene fotografías de Hiroshima. A partir de ahí el narrador va presentando distintas escenas de la ciudad, cuando Shigeo Sasaki, de diez años, arrastra a su hermana Sadako, de 4 años, de un lugar a otro en busca de comida. Alternando con ellas, se muestran escenas aisladas que luego no tendrán continuidad: historias de los miembros de la tripulación del avión norteamericano; una reunión del cuartel general del ejército japonés; el ambiente de la base norteamericana de Tinian, donde aterriza aquél avión, y la llegada de hombres desconocidos y de una caja negra, rodeada de secreto. Después del lanzamiento de la bomba la narración se centra en la vida de la familia Sasaki: Yasuko, el padre, vuelve a montar su antigua barbería y progresa..., hasta que, en 1955, a Sadako se le descubren los efectos ocultos de la radiación.

La narración es buena y consigue su objetivo de transmitir el dolor de sus protagonistas y de provocar rechazo hacia unas acciones bélicas tan demenciales e inhumanas. «Antes muerto que asesino de inocentes», dice Shigeo a su madre, cuando ésta le pregunta si estaría dispuesto a obedecer hasta el punto de arrojar una bomba atómica; y entonces Shigeo se dirige a su padre:

«—¿Y tú, padre? ¿Qué piensas tú?
—Yo... he crecido en otra época. A nosotros se nos dijo siempre, ya desde la escuela, que el mayor honor para un soldado nipón era que le fuera permitido caer en el campo de batalla por el emperador y por la patria. Pero tú prefieres morir a matar —suspiró pesadamente—. Y... esto... pesa más ante el dios supremo que todas las heroicidades humanas.
Shigeo se inclinó más profundamente que de ordinario. Su padre hubiera podido reprenderle por mantener una opinión opuesta a la suya. Y en vez de eso, había reconocido, con sabia visión, que el antiguo concepto de deber y obediencia ciega era erróneo. (...) Shigeo pensó que debía admirar a su padre por ello».

Karl Bruckner. Sadako quiere vivir (Sadako will leben, 1975). Barcelona: Noguer, 1989; 184 pp.; col. Cuatro Vientos; trad. de Feliciano Pérez Varas; ISBN: ISBN 10: 84-279-3167-0. Nueva edición en 2009; 256 pp.; col. Noguer juvenil; ISBN: 978-84-279-0092-9.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo