Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Fanáticos provincianos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

sábado, 17 de septiembre de 2011

Fanáticos provincianos


Chesterton
:
Debemos tener un credo más claro acerca del error intelectual y de la responsabilidad moral, a menos que deseemos sufrir el castigo habitual de la confusión mental: el de una ciega y brutal reacción, y el de la reentrada de la persecución cruel. No podemos estar satisfechos con la frase moderna vaga de que cada sentimiento debe ser tolerado en cuanto sea sincero. La sinceridad es un atenuante de cosas parcialmente malas, pero es un agravante de las cosas enteramente malas. Que un hombre sea un mormón sincero lo hace mejor, pero que sea un satanista sincero lo hace peor. Hay teorías tan viles, hay creencias tan abominables, que uno puede soportar su existencia sólo negando su sinceridad. La sinceridad en esos casos no tiene valor moral. Vale tanto como decir que un caníbal sinceramente goza comiendo misioneros. Quienes hablan de tolerar todas las opiniones son fanáticos provincianos que sólo tienen una opinión. Hay opiniones que son, en el sentido literal y en el legal, intolerables. De otro modo estamos diciendo que dos negros hacen un blanco, que quien ha actuado malvadamente puede ser excusado si ha pensado también malvadamente.

En «Madness and Responsability», The Illustrated London News, artículo del 24 de febrero de 1912, Collected Works, volume XXIX, versión mía muy libre.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo