Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Amores que nunca pueden morir' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 13 de noviembre de 2011

Amores que nunca pueden morir


En Heroísmo vanidoso y en Posturas humanas básicas cité una obra de Victor Klemperer, un catedrático de literatura que sobrevivió al horror nazi gracias a que su mujer no era judía, sino aria, y a que ella, contrariamente a otras personas en su misma situación, eligió las penosas consecuencias de permanecer siempre junto a su marido. Y, precisamente, una de las líneas de fuerza más poderosas y admirables del minucioso diario que llevó Klemperer desde 1933 hasta 1945, Quiero dar testimonio hasta el final, un libro impresionante, es la relación entre los dos. Pues bien, después de haber señalado en algunas entradas anteriores la dificultad que tiene para creer en Dios o en otra vida, Klemperer, el 18 de marzo de 1945, se refiere a su esposa y dice:

«Breve meditación matinal, nacida de un gran amor. Se trata en esencia de que nos hemos querido y seguimos queriéndonos durante cuarenta años, en realidad no estoy convencido de que esto pueda acabarse. La nada —en tant que conciencia personal, y por lo tanto la nada real— es, indudablemente, probabilísima, y todo lo demás improbabilísimo. Pero, ¿no vivimos constantemente, desde 1914, y más aún desde 1933 y en los últimos tiempos, de un modo masivo, lo absolutamente improbable, lo monstruosamente fantástico? Lo que antes era absolutamente inimaginable ¿no se ha convertido en algo normal y cotidiano? Si he vivido las persecuciones de Dresde, si he vivido el 13 de febrero, si he vivido estas semanas de huida, ¿Por qué no voy a vivir (o, mejor, “morir”) también que Eva y yo volvamos a escondernos en algún sitio, con alas de ángeles o dotados de alguna curiosa forma? No sólo está retirada de la circulación la palabra “imposible”, sino que también “inimaginable” ha perdido toda validez».

Exacto: hay amores que no pueden morir nunca.

Victor Klemperer. Quiero dar testimonio hasta el final (Ich will Zeugnis ablegen bis zum letzten, 1995). Barcelona: Galaxia Gutenberg: Círculo de Lectores, 2003; 2 v.: 1. Diarios 1933-1941, 895 pp.--2. Diarios 1942-1945, 975 pp.; trad. de Carmen Gauger; ISBN: 84-8109-424-2 (Galaxia Gutenberg), 84-672-0080-4 (Círculo de Lectores).

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo