Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Más memorias nórdicas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

viernes, 25 de noviembre de 2011

Más memorias nórdicas


La lectura de El cielo a medio hacer me ha sugerido poner aquí unos libros que leí y anoté, aunque de modo incompleto, años atrás: las autobiografías noveladas de infancia y juventud de los dos autores suecos que recibieron el Nobel conjuntamente el año 1974: Las ortigas florecen, de Harry Martinson, y Era el año 1914. Aquí tienes tu vida, de Eyvind Johnson.

Las ortigas florecen son unas memorias de la desgraciada niñez del autor. Cuando tiene siete años, después de que su madre lo abandona y su hermana mayor muere, es recogido por la parroquia que, a su vez, lo va entregando a distintas familias, cada cual peor que la anterior, hasta que, al asistir a la escuela, empieza a ver algo de luz. El tono poético en que se narran todos los sucesos suaviza bastante la narración y el mismo título lo dice todo de su enfoque.

El protagonista de Era el año 1914 es Olof, que abandona el hogar de su niñez y, a los doce años, trabaja como balsero en un río utilizado para el transporte de la madera; el trabajo es peligroso pero propicia un continuo contacto con la naturaleza y un compañerismo espontáneo, lo que facilita la entrada de Olof en el mundo adulto. Esta primera entrega de una colección de relatos más o menos autobiográficos del autor es una narración lenta, irónica y dura, en la que va poniéndose al descubierto el mundo interior de Olof: sus dudas interiores sobre Dios, el crecimiento de su vocación como escritor, su afición (y también su condena) a la soledad.

De ambos libros tengo buenos recuerdos: el de su vigor literario, el de ser buenos testimonios de unas épocas y unos ambientes que desconocía, y el de que, pesar de su dureza, no tenían acentos rencorosos o, al menos, no dejaban el mal sabor de boca tan propio de quien escribe para ajustar cuentas.

Harry Martinson. Las ortigas florecen (Nass Lorna Blomma, 1935). Barcelona: Plaza & Janés, 1976; 256 pp.; col. Reno; trad. de Ann-Christine Lundin; ISBN: 84-01-30176-9. Agotado.
Eivynd Johnson. Era el año 1914. Aquí tienes tu vida (Un var det 1914, Har har du ditt LIV!, 1934). Barcelona: Plaza & Janés, 1975; 304 pp.; col. Novelistas del día; trad. de Deerie Sariols; ISBN: 84-01-30168-8. Agotado.


Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo