Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Estupideces culturales' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GranésPuInv.JPG

viernes, 18 de mayo de 2012

Estupideces culturales


El puño invisible,
de Carlos Granés, es un valioso ensayo que muestra una panorámica del origen y la evolución que han sufrido las vanguardias artísticas y culturales a lo largo del siglo XX. En capítulos cortos el autor presenta los representantes y las ideas de fondo de cada una y apunta también algunos de sus resultados.

Así, y entre otras cosas, el autor hace notar la «delgada línea roja que separa el terrorismo cultural del terrorismo real» y cómo las soflamas de algunos intelectuales como Breton o Sartre, «sobre todo las del segundo, fueron combustible de absurdas carnicerías en Latinoamérica». Habla de personajes que, después de intentar derrocar al sistema, se pasaron a él con armas y bagajes con la intención de ganar cuanto más dinero mejor. Explica cómo la victimización racial, o feminista, o la que sea, no sólo no elimina las barreras entre grupos sino que las eleva y fortalece. Indica las consecuencias absurdas del relativismo que asegura que todo es digno de igual reconocimiento. Señala cómo el multiculturalismo no deja de ser una posición de condescendencia y menosprecio hacia personas a las que se considera incapaces de razonar. Al final de la exposición es difícil no estar de acuerdo con el autor cuando afirma que «no se puede premiar sistemáticamente la estupidez y esperar que esto no traiga consecuencias sociales y culturales».

Un reproche menor, que no altera la calidad del trabajo que hay detrás, es el de que, con alguna frecuencia, los adjetivos elogiosos que se usan son inexactos. Creo que no se puede decir que Kerouac y seguidores eran una generación sabia y desesperada: lo último sí, sabia no. O, más claro aún, este párrafo: «no deja de ser curioso que una lúcida intelectual como Sontag haya considerado que para hacer la revolución en Estados Unidos se debía desertar de las aulas —fábricas de trabajadores dóciles— y consumir drogas que disminuyeran la claridad, la eficacia y la productividad»: al menos en esto, lúcida precisamente, no.

Carlos Granés. El puño invisible. Arte, revolución y un siglo de cambios culturales (2011). Madrid: Taurus, 2011; 488 pp.; ISBN: 978-84-306-0905-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo