Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La obligación de hablar con sentido' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

sábado, 11 de agosto de 2012

La obligación de hablar con sentido


Al final de la vida de Chesterton se publicaron varios libros con artículos tomados exclusivamente de sus columnas en The Illustrated London NewsCome to Think of It (1928-1929), All is Grist (1930-1931), All I Survey (1931-1932), Avowals and Denials (1932-1933), y As I Was Saying (1934-1935)—, por lo que que las recopilaciones con todos los artículos publicados a partir de 1929 contienen pocos textos más.

Se puede destacar, sin embargo, un texto titulado «Lo que intento en estas columnas» donde Chesterton indicaba que, si en otros lugares decía sus posiciones y convicciones acerca de política, economía, ética y religión, en estas columnas procuraba señalar con qué frecuencia se usaban argumentos sin valor. Es decir, procuraba tratar del uso y abuso de la lógica; del uso y el abuso del lenguaje; de la obligación de hablar con sentido incluso desde un lado equivocado y de la obligación de no hablar de modo absurdo desde el lado correcto. Recalcaba que, aunque a veces trató sobre cosas que consideraba monstruosidades, como el ideal servil del Prusianismo o el ideal de la Prohibición, la parte más grande de sus comentarios la dirigió no contra cosas sino contra teorías que supuestamente apoyaban esas cosas; no contra el Gobierno, sino contra este o ese titular gritón que glorificaba al Gobierno; no contra la Oposición, sino contra este o ese ruidoso sofisma empleado por la Oposición. Pues, decía, en lo que se refiere a esta función crítica, lo que se dice ilumina lo que se hace; e incluso lo que se hace no es tan importante como por qué se hace (20 de febrero de 1932).

Así, en una ocasión señalaba que si a los fanáticos del pasado se les acusaba de haber sido unos tiranos en nombre de la verdad eterna, los fanáticos del presente actúan tiránicamente invocando algunas opiniones temporales: algo así como si un inquisidor dijera que «te voy a quemar por lo que tú piensas hoy, que seguramente será lo que piense yo mañana» (23 de marzo de 1929). Con alguna frecuencia señalaba que vivimos en el único periodo de la historia donde muchos están orgullosos sólo de ser modernos, donde muchos presumen de que hoy no es ayer (12 de marzo de 1932).

A ciertos pacifistas les decía que él creía que la autodefensa es algo defendible y que combatir por la justicia es algo justo (6 de julio de 1929). A otros, que si un conflicto armado puede ser tan útil o necesario como una amputación, no se lo puede descalificar diciendo que es tan feo como una amputación (19 de abril de 1930). Otras veces apuntaba que no se puede uno inventar una generalización para cubrir un caso particular y luego rehusar sacar las consecuencias de la generalización para todos los demás casos, como el que para salvar a alguien concreto declara que todo el mundo debe ser perdonado cerrando los ojos a que, si eso es así, todos deberían ser perdonados y nadie debería ser castigado (19 de octubre de 1929).

G. K. Chesterton. Collected Works, volume XXXV, The Illustrated London News 1929-1931. San Francisco: Ignatius Press, 1991; 661 pp.; edited by Lawrence J. Clipper; ISBN: 0-89870-367-0.
G. K. Chesterton. Collected Works, volume XXXVI, The Illustrated London News 1932-1934. San Francisco: Ignatius Press, 2011; 613 pp.; edited by Lawrence J. Clipper; ISBN: 0-89870-838-7.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo