Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un amor en tensión' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
SaidAliNino.JPG

jueves, 1 de noviembre de 2012

Un amor en tensión


Los entusiastas de las grandes novelas de amor no deberían perderse, si no la conocen, la nueva edición de Alí y Nino, del misterioso Kurban Said. El relato cuenta las vicisitudes del amor entre Alí Khan, un joven musulmán de una riquísima familia, y Nino, una chica cristiana georgiana de religión ortodoxa griega. Primero el noviazgo y el compromiso; luego, la huida de Nino con un armenio, Najarayan, pero Alí los persigue y mata a Najarayan; después, nueva huida de Alí, de Bakú a Daguestán, hasta que Nino va en su busca; entonces se casan y viven felices una temporada; cuando estalla la primera guerra mundial vuelven a Bakú, pero sus vidas se ven arrolladas por unos acontecimientos sobre los que ya no tienen ningún control.

Es Alí quien cuenta las cosas, con este tono: «Por Dios, los rusos están tan orgullosos de su arte de comer con cuchillo y tenedor, aunque hasta el más tonto puede aprenderlo en un mes. Yo manejo bien el cuchillo y tenedor y sé cómo hay que comportarse a la mesa de los europeos. Pero aunque ya tengo dieciocho años, aún no soy capaz de comer con tanta elegancia como mi padre y mi tío, que con tres dedos de la mano derecha disfrutan de la larga ristra de platos orientales sin mancharse siquiera la palma de la mano. Nino dice que este modo de comer es de bárbaros».

Es precisamente su admiración y amor por Nino —«sentí que nada, nada en el mundo, era más importante para mí que la sonrisa en los ojos de Nino»—, y las cosas que le va diciendo —«es indigno de una mujer ocultar su rostro, Alí Khan»—, lo que le hace deponer algunas enseñanzas de su gente: como las de su padre: «no perdones nunca a tus enemigos, hijo mío, que nosotros no somos cristianos—; o las del imán: «las mujeres pertenecen al anderun, al interior de la casa. Los hombres bien educados no hablan de ellas, no preguntan por ellas y tampoco las saludan. Son la sombra de sus maridos, aunque a menudo éstos sólo se sientan bien bajo estas sombras. Esto es bueno y sabio. “Una mujer no tiene más entendimiento que pelo un huevo de gallina”, dice un proverbio nuestro».

De todas maneras, quizás lo más valioso de la historia sea cómo el amor entre los protagonistas, junto con los choques que se derivan de sus formas de comprender la vida y de sus hábitos culturales, tan distintos, le sirven al narrador para mostrar las tensiones entre Asia y Europa, entre islam y cristianismo, y entre los distintos pueblos que viven en la zona —georgianos, armenios, turcos, persas...—. La novela también hace comprender un poco mejor algunos efectos de la Primera Guerra Mundial que, desde una perspectiva occidental, ignoramos o tendemos a ver como secundarios. Aquí hay otra reseña.

Kurban Said. Alí y Nino (Ali und Nino, 1937). Barcelona: Debate, 2000; 271 pp.; col. Literatura; trad. de Isabel Payno; ISBN: 84-8306-348-4. Nueva edición en Barcelona: Libros del Asteroide, 2012; 295 pp.; ISBN: 978-84-92663-59-0.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo