Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Sin un patrón moral' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
DostoieJugador.JPG

sábado, 13 de abril de 2013

Sin un patrón moral


El jugador es una novela corta y ramificada de Dostoievski que se sitúa en la imaginaria ciudad de Roulettenbourg, Alemania. El narrador, Alexei, es el tutor de los hijos de un antiguo general ruso que vive a la espera de que muera su anciana tía para heredarla y así poder pagar sus deudas y casarse. Pero la tía, conocida como la Abuela, llega y, asombrosamente, se aficiona al juego y pide que Alexei sea su guía. Otro hilo es que Alexei está enamorado de Polina, la distante hija mayor del general, y que se hace amigo de un inglés que también está muy atento a Polina. El narrador, impulsado por distintos motivos, a veces se comporta de forma insolente. Según avanza la historia se acaba enviciando con el juego con rachas de fortuna y de pérdidas.

El estilo que aquí adopta Dostoievski de comedia social satírica hace que la narración no se pueda interpretar biográficamente, por más que recoja experiencias personales. De todos modos, a través de la forma en que el narrador en primera persona —que no es del todo digno de confianza pues no controla en absoluto sus emociones—, trata de modo calumnioso a los exiliados polacos sí parecen traslucirse algunas ideas un tanto xenófobas de Dostoievski. Fue una novela corta completada con prisa porque, cuando la compuso, el autor estaba apurado por unas deudas contraídas en el juego y necesitaba el dinero que le pagarían. También fue un relato dictado a una taquígrafa recién contratada, Anna Grigorievna Snitkina, que meses después se convertiría en su segunda esposa.

Estas circunstancias influyen en que la narración sea rápida y en que Dostoievski, más que construir un relato bien armado, desease principalmente reflejar el vaivén interior de las sensaciones del jugador, al sentir los escalofríos del riesgo y el vértigo de ganar y perder. El relato es intenso y tiene momentos formidables como, en concreto, la irrupción de la Abuela en la ciudad y en los casinos. Y su protagonista, igual que harán otros de las novelas posteriores del autor, dice al lector: ««una cosa sí haré notar: que últimamente me ha sido —no sé por qué— profundamente repulsivo ajustar mi conducta y mis pensamientos a cualquier género de patrón moral».

Fiódor Dostoievski. El jugador (Игрок, 1866). Madrid: Alianza, 1993, 4ª reimpr.; 180 pp.; col. El libro de bolsillo; trad. de Juan López-Morillas; ISBN: 978-84-206-9238-8. Nueva edición en 2011; 224 pp.; col. Biblioteca Dostoyevski; ISBN: 978-84-206-4194-2.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo