Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Mirada de dibujante' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
SepetysTonosGris2.jpg

viernes, 21 de junio de 2013

Mirada de dibujante


Ruta Sepetys, norteamericana descendiente de lituanos, ha compuesto su novela Entre tonos de gris a partir de recuerdos familiares, recogiendo testimonios personales y consultando documentación de la masiva deportación de los países bálticos que ordenó Stalin en los años 30. El libro, aunque sea una ficción, ha sido compuesto con la intención de dar a conocer a muchos lectores algunos episodios más del terror estalinista.

La narradora es Lina, una chica de quince años con grandes dotes para el dibujo. Todo comienza cuando, después de que su padre fuera detenido unos días atrás, también las arrestan a ella, a su madre y a su hermano pequeño, en medio de la noche. Hacinados en un maloliente vagón de un tren de mercancías, hacen un viaje angustioso de varias semanas hasta un campo de trabajo en Siberia, donde han de vivir en condiciones miserables. Tiempo después son trasladados de nuevo al extremo noroccidental de Siberia. La obsesión de Lina es hacer dibujos de todo para intentar hacerlos llegar, de mano en mano, allí donde piensa que se encuentra su padre. Una de las personas en las que puede apoyarse es Andrius, un chico algo mayor que, junto con su madre, comparte su mismo destino.

La novela suple los defectos que se le pueden encontrar con la intensidad emocional de lo que se cuenta. Está dividida en capítulos cortos que se suceden cronológicamente aunque, a veces, se intercalan en cursiva escenas de la vida familiar del pasado. No se ahorran escenas duras de crueldad por parte de los soldados, ni momentos crudos de comportamientos zafios o egoístas, pero tampoco faltan detalles de humanidad que sostienen la esperanza, incluidos algunos procedentes de personajes inesperados. El personaje central, por su fortaleza y bondad inalterables, es la madre de Lina. El título del relato, que alude también a la evolución interior de Lina, se toma de un momento del final cuando sale afuera de la choza y, con su mirada de dibujante, observa que «la blanca nieve iluminaba el paisaje como si fuera de carbón. Pero eso era todo lo que podíamos ver, distintos tonos de gris por todas partes».

Ruta Sepetys. Entre tonos de gris (Betwenn Shades of Gray, 2011). Madrid: Maeva, 2012; 296 pp.; col. Maeva Bolsillo; trad. de Isabel González-Gallarza; ISBN: 978-8415140672.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo