Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un padre observador' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BurninghamBehind2.jpg

miércoles, 21 de agosto de 2013

Un padre observador


Behind the Scenes es un libro autobiográfico de John Burningham con muchas fotografías e ilustraciones. En él cuenta su infancia con unos padres bohemios, sus estudios y viajes juveniles, su matrimonio con Helen Oxenbury y sus comienzos como ilustrador y, por último, comenta sus álbumes por orden cronólogico.

A diferencia de ilustradores como Bill Peet o Shirley Hughes, Burningham no es un extraordinario dibujante ni tampoco toma notas del natural, sino que, allá donde va, toma muchas fotografías y, simplemente, mira. Pero, al igual que ellos y muchos otros, explica que, parte de su inspiración viene de que «si tienes hijos pequeños, los observas. Conoces más gente con niños pequeños y tomas nota de su mundo».

Entre otras observaciones sobre sus álbumes aclara un equívoco que muchos cometen al leer Come away from the water, Shirley: «La gente me dice “qué padres más horribles”. No son horribles. Existe una gran brecha entre generaciones y estos libros son simplemente un comentario acerca de la forma en que uno lleva el ser padre. Mostré esa brecha poniendo sus mundos en páginas separadas».

El volumen tiene una breve y jugosa carta-prólogo que le dirige Maurice Sendak. Por un lado le dice que ninguno de los dos, al comienzo de sus carreras, tenían las claves necesarias sobre cómo debía ser un álbum ilustrado: Sendak explica que, durante su juventud, imitó el trabajo de ilustradores ingleses como Cruikshank, Caldecott, Nicholson, Ardizzone..., y así llegó a inventar su propia concepción de cómo debería ser un álbum, igual que, a su modo, hizo Burningham. Por otro, indica cómo la década de los cincuenta fue una época perfecta para el aprendizaje —porque había poco dinero (y eso estimula la creatividad, aunque Sendak no lo explicite así), porque se dieron significativos avances en la imprenta…—, y así los años sesenta pudieron ser el comienzo de su nueva vida creativa, igual que ocurrió con Burningham.

John Burningham. Behind the Scenes (2009). Londres: Red Fox, 2013; 224 pp.; ISBN: 978-1-862-30971-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo