Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'El subconsciente de un oso' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
CurwoodElOso2.jpg

miércoles, 13 de noviembre de 2013

El subconsciente de un oso


Se acaba de publicar de nuevo El oso, de James Oliver Curwood, relato cuyo argumento muchos conocen debido a la película del mismo título de hace unos años, y muchos recuerdan en libro con el título original de El rey de los osos.

En las Montañas Rocosas del Canadá, un joven cazador llamado Jim Langdon, su acompañante veterano, y más adelante también un indio que guía los perros, encuentran un enorme oso al que llaman Thor y, con él, a un osito que lo sigue, al que denominan Muskwa. Los persiguen hasta que los encuentran pero, entonces, las cosas no suceden como suponían y la decisión final de Langdon tampoco es la que sus compañeros esperaban. La narración alterna capítulos de la vida de Thor —donde abundan los pormenores sobre la conducta de los osos— y los de los cazadores —que añaden más información de todo tipo y puntualizan los errores que cometen algunos contadores de historias sobre animales—.

El autor confiesa en el prólogo que publica sus libros acerca de los animales con una cierta intención de reparación por su pasado como cazador y con la esperanza de transmitir su actual visión entusiasta de la naturaleza. La narración es buena y el argumento, aún teniendo en cuenta los evidentes propósitos informativos y pedagógicos del libro, es tenso. Se lee con gusto y el paso del tiempo no le pesa mucho aunque, a veces, el narrador se pase un poco en la humanización de los animales. Por ejemplo, en este párrafo: «La mente de Thor recordó atávicamente las impresiones de su raza acerca del hombre. Éste se armó primero con una porra; luego con la lanza endurecida al fuego; más tarde con la flecha de punta de pedernal; valiose, después, de las trampas, y finalmente aparecía armado de rifle. A través de las edades el hombre había sido siempre el amo y señor, y tal impresión la sintieron todos los antepasados de Thor, llegando a éste el recuerdo subconsciente de ello». Demasiado para cualquier oso. Pero, en cualquier caso, vale la pena leer el relato.

James Oliver Curwood. El oso (The Grizzly King, 1916). Barcelona: Noguer, 2013; 192 pp.; col. Noguer Juvenil; trad. de José Fernández; ISBN: 978-8427901513.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo