Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un gran escritor crea a sus precursores (1)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HawthorneWakef.JPG

sábado, 11 de enero de 2014

Un gran escritor crea a sus precursores (1)


Si lo pensamos bien, es muy notable la sofisticación de algunos escritores norteamericanos del siglo XIX como Irving, Hawthorne, Poe, Melville... Un relato cortito que lo ejemplifica es Wakefield, de Nathaniel Hawthorne. Comienza cuando el narrador habla de que una vez leyó que, en Londres, un hombre se fue de casa como para un viaje de dos o tres días pero se alojó en la calle de al lado y allí vivió durante veinte años observando la vida de su esposa y sus vecinos, hasta que un día, volvió como si nada hubiera pasado. A partir de esa noticia el narrador se pregunta cómo ha podido ser su vida en ese tiempo y la recrea.

A propósito de este relato, tan bien construido y contado, que hace pensar en la dificultad de conocer las causas profundas y el verdadero entramado de las decisiones humanas, hacía Borges un comentario justamente famoso: «La circunstancia, la extraña circunstancia, de percibir en el cuento de Hawthorne, redactado a principios del siglo XIX, el sabor mismo de los cuentos de Kafka que trabajó a principios del siglo XX, no debe hacernos olvidar que el sabor de Kafka ha sido creado, ha sido determinado, por Kafka. Wakefield prefigura a Kafka, pero éste modifica, y afina, la lectura de Wakefield. La deuda es mutua; un gran escritor crea a sus precursores. Los crea y de algún modo los justifica. Así ¿qué sería de Marlowe sin Shakespeare?».

Merecen un último comentario, a propósito de la edición que cito, las atmosféricas ilustraciones en blanco y negro de Ana Juan. Responden a una lectura que cabría llamar surrealista de la historia, y contribuyen a darle al relato un tono alucinado que, sin duda, tiene. Sin embargo, al menos en este caso, yo siempre preferiría una edición sin ilustraciones que dirijan la lectura en una determinada dirección y apostaría por la normalidad: creo que ahí está la fuerza particular de un relato como este.

Nathaniel Hawthorne. Wakefield (1835). Madrid: Nórdica Libros, 2011; 76 pp.; edición bilingüe; trad. de María José Chuliá García; ilust. de Ana Juan: ISBN: 978-84-92683-41-3.
Jorge Luis Borges. Otras inquisiciones (1952). Barcelona: Destino-Emecé, 2007; 301 pp.; col. Áncora y Delfín; ISBN: 978-84-233-3964-8.


Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo