Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un privilegiado quejoso' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
AdamsEducHA.JPG

viernes, 23 de mayo de 2014

Un privilegiado quejoso


El título La educación de Oscar Fairfax replica el de La educación de Henry Adams, el libro que también es la referencia intelectual de Fairfax. Su autor, Henry Adams, fue biznieto de John Adams y nieto de Quincy Adams, dos presidentes norteamericanos, y luego embajador y alto cargo del gobierno estadounidense; tuvo muchos amigos en distintas administraciones norteamericanas y fue profesor de historia en Harvard. Adams se refiere a sí mismo en tercera persona y, a lo largo de sus selectivas memorias, va señalando las experiencias que marcaron no tanto su vida como lo que denomina su educación. Su libro está considerado una de las grandes obras norteamericanas de no-ficción del siglo XX y, sin duda, es básico para quien desee conocer la historia política de la Norteamérica de la segunda mitad del siglo XIX.

Sin embargo, en mi caso, ni el interés histórico del libro, ni su indudable calidad narrativa y de lenguaje, fueron suficientes para superar el rechazo que me provoca su tono continuamente quejoso: resulta molesto que alguien con todos los privilegios sociales a su alcance no vea más que motivos para lamentarse y echar la culpa siempre a otros o al empedrado. Así, en el libro abundan frases como «la educación que había recibido no tenía relación con la educación que necesitaba»; «para desgracia de este joven en particular, las ventajas sociales eran su único capital en la vida»; «el principal prodigio de la educación consiste en que no echa a perder a todos cuantos concierne, maestros y aprendices»… Sus experiencias de la vida política le resultan también decepcionantes y, sobre todo, una y otra vez lamenta que se cumpla «la regla de que un amigo en el poder es un amigo perdido». Con todo, no es una lectura de la que me arrepienta y seguro que hay muchos que la disfrutarán.

Henry Adams. La educación de Henry Adams (The Education of Henry Adams, 1907). Barcelona: Alba, 2001; 561 pp.; col. Clásica Maior; trad., introducción, cronología y notas de Javier Alcoriza y Antonio Lastra; ISBN: 84-8428-045-4.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo