Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Baile y felicidad' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BondDelhi.JPG

viernes, 9 de mayo de 2014

Baile y felicidad


La traductora de Delhi no está lejos explica, en un prólogo, quién es su autor, Ruskin Bond —un escritor muy popular en India, con algunas obras infantiles y juveniles famosas, y escasamente conocido en España—. En el epílogo, el autor dice que escribió esta novela en los años 60, cuando dejó su pueblo para mudarse a Delhi, que luego abandonaría para instalarse en las montañas; y que, más adelante, la rehízo para publicarla en 1994 primero, y algo modificada de nuevo en 2004.

Su protagonista es un joven escritor de novelas de misterio, Arun, que sueña con dejar su pueblo, Pipalnagar, e irse a Delhi. Tiene algunos amigos muy singulares y, sobre todo, uno con el que vive: Suraj, un chico epiléptico de 18 años. También vive con los dos, por temporadas, una joven prostituta llamada Kamla. El relato no es más que una sucesión de incidentes y de personajes hasta que Arun, que es quien lo cuenta todo, tiene al fin la oportunidad de irse a Delhi.

Se comprende la falta de popularidad de Bond en muchos países pues tanto este libro como El camino del bazar —creo que es el único libro infantil suyo que se ha publicado en España, en SM, ya en el año 86— pintan un mundo con mucho colorido local, sí, pero distante y, por tanto, por el que sólo algunos tendrán curiosidad e interés. Delhi no está lejos es como un cuadro de costumbres y un conjunto de reflexiones acerca de la forma en que ve a la gente y las cosas el narrador.

Este pinta bien el enorme bullicio de su ciudad y al final resume su forma de hacer frente a la vida del siguiente modo: «quiero seguir viviendo, regocijándome como un pagano en todo lo que es físico» pero con la convicción firme de que esta vida terrena «no importa lo larga que sea, nunca podrá satisfacer mi corazón». Y no le falta el buen humor: «Nos encontramos con Pitamber bailando en medio de la carretera. Estaba muy contento y bastante borracho.
—¿Por qué estás bailando en la carretera? —le pregunté.
—Porque soy feliz. Por esto —dijo Pitamber.
—¿Y qué es lo que te hace tan feliz, amigo mío?
—Estar bailando en la carretera —contestó».

Ruskin Bond. Delhi no está lejos (Delhi es not far, 1960-1994). Madrid: Automática Editorial, 2012; 139 pp.; trad. y prólogo de María López González; ISBN: 978-84-15509-03-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo