Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Amigos desaparecidos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MiguezVeranoT.JPG

miércoles, 23 de julio de 2014

Amigos desaparecidos


El verano que desaparecieron los Trogloditas, de Raquel Míguez, es un libro infantil bien escrito que se lee con agrado. Su protagonista es Diego, un chico gordete y algo acomplejado, que se va de vacaciones a un pueblo del que sólo se nos dice que tiene «olor a eucalipto», a casa de sus tíos. Sorprendentemente no encuentra ni a su primo Pablo ni a sus amigos de otros veranos, los trogloditas, pero, más sorprendentemente aún, ninguna familia parece preocupada por eso.

Uno de los méritos del relato es su comienzo intrigante, que propicia un cambio de narrador —al principio es en tercera persona pero desde dentro de Diego, y luego hay tramos del diario de su primo en el que se cuentan las cosas que han ocurrido en los últimos meses—, y provoca un giro de los acentos cotidianos del principio a los propios de una historia de magia —de las que hablan de una bruja novata que aquí se llama, nada menos, Dora Maar—. Como en otros libros infantiles, este salto de lo real a lo fantasioso causará problemas de credibilidad a algunos lectores, pero los atrapados por el enigma no lo tendrán en cuenta. También, como mandan las convenciones del género, Diego tiene una misión que cumplir y eso le hace superar sus miedos y madurar.

Raquel Míguez. El verano que desaparecieron los Trogloditas (2014). Alzira: Algar, 2014; 133 pp.; col. Calcetín rojo; ilust. de Bartomeu Seguí; ISBN: 978-84-9845-628-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo