Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Acentos elegíacos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RamonedaCrimenE.JPG

jueves, 28 de agosto de 2014

Acentos elegíacos


He leído este verano un libro de relatos que tenía pendiente desde hace tiempo: Los crímenes del esteta y otros relatos, de Luis Ramoneda. No voy a decir muchas cosas, pues no sólo el autor es amigo sino que, además, he descubierto que me cita en el primer relato (“Látigo vivo”, un paseo por lecturas que al narrador le gustan). Son historias cortas, bien escritas, con acentos nostálgicos, que con frecuencia tienen la forma de recuerdos del pasado que se contrastan con el presente, o que describen situaciones de dolor que significan un replanteamiento vital y propician reflexiones de fondo. Igual que ocurría en El siglo de Rembrandt y otras historias, otro libro anterior semejante a este, el autor está más a sus anchas en ambientes rurales y reposados, con personajes bondadosos, que con los comportamientos maleducados y los entornos urbanos aturullados («la vida madrileña es muy complicada» dice una mujer en El rebaño).

Algunos narran recuerdos de sucesos tristes de la Guerra Civil como El encargo, uno de los relatos más largos, con una idea que se repite otras veces y que aquí dice una mujer: «¡no quiero odiar!». Otros inciden en el rechazo de la zafiedad, un tema también recurrente del autor, como sucede, de un modo un tanto psicopático, en El crimen del esteta. En el último, Casi una despedida, una mujer de un pueblo que se muere recuerda su vida con agradecimiento y un tono elegíaco: «Moriré pronto y mis hijos probablemente cerrarán la casa, que se arruinará lentamente como las del vecindario. Todo quedará en silencio, roto y olvidado, después de tantos siglos de amores, de penas, de dichas y de sudores… Sólo permanecerán los aguiluchos, los milanos, los alimoches, los gavilanes; y los búhos, las lechuzas y los mochuelos sobrevolando solemnemente los riscos, los bosques y las brañas…, que seguirán creciendo exuberantes y a su antojo». (Texto que, al leerlo, me recordó los libros con iguales acentos de Abel Hernández)

Luis Ramoneda. Los crímenes del esteta y otros relatos (2012). Madrid: BibliotecaOnline, 2012; edición en formato Kindle, ASIN: B0080XNEOI. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo