Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Atracción misteriosa' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BuzzattiGiro.JPG

jueves, 2 de octubre de 2014

Atracción misteriosa


El Giro de Italia, de Dino Buzzatti, recoge las crónicas que hizo el autor para el Corriere della Sera durante el Giro del año 1949.

Como cabría esperar son excelentes, también porque Buzzatti no sabe de ciclismo y construye sus crónicas preguntando a los expertos, imaginándose los sueños de triunfo de los corredores, haciendo comentarios al paso llenos de interés. Así, al explicar los pormenores del avituallamiento termina dicendo: «y por último las “bombas”, potentes brebajes capaces de hacer brincar a un muerto como si fuera un saltimbanqui». O bien hace notar que ha descubierto «una nueva y sorprendente verdad del Giro»: que el gran héroe no es Coppi sino su hermano, un ciclista modesto de gran generosidad en el esfuerzo e imprescindible para los triunfos del campeón. De vez en cuando la narración tiene acentos épico-entusiastas: «el Giro es una condena a galeras, pero también es una gran aventura, un juego de reyes, una guerra, una excursión, un examen, una locura, cosas todas ellas muy similares a la juventud».

Por otro lado, el hecho de que fuera el Giro donde se veían las caras el veterano Gino Bartali y el campeón emergente Fausto Coppi, comunica interés adicional a la narración: puede ser «el ocaso de una época y el traspaso definitivo de la corona de una cabeza a otra». Y vemos la maestría de Buzzatti, por ejemplo, en una observación como esta: «en las extraordinarias dotes de estos dos hombres, dotes toscas, si se quiere, elementales, esencialmente físicas, los espectadores, incluso los de primera fila, incluso los más malévolos e irreverentes, advierten quizá algo misterioso, sagrado, una suerte de gracia, el signo de una potestad sobrenatural. Y acaso eso explica la inmensa atracción del deporte. Eso es lo que justifica lo que de otro modo parecería absurdo, a saber: que personas razonables y cultas puedan perder la cabeza, excitarse y gritar por un jugador de fútbol o un ciclista».

Dino Buzzatti. El Giro de Italia (1949). Madrid: Gallo Nero, 2014; 190 pp.; trad. de David Paradela; prólogo de Claudio Marabini; ISBN: 978-84-942357-1-9. [Vista del libro en amazon.es]


Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo