Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Creatividad y buena educación' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
AltesSoyunArt2.jpg

martes, 2 de diciembre de 2014

Creatividad y buena educación


Soy un artista, de Marta Altés, tiene como protagonista y narrador a un niño que se siente un gran artista y al que le gusta pintarlo todo, cosa que a su madre no le parece siempre bien. Las imágenes son divertidas y el ritmo del álbum —que combina ilustraciones de distintos tamaños— está conseguido. Alguna doble página es un tanto caótica —aunque tal vez eso es lo que se pretende— y algunas formulaciones son muy de adultos —por ejemplo, cuando el narrador dice que «Donde yo veo La soledad de la zanahoria abandonada mi madre ve La cena inacabada»—.

En fin, yo no llamaría creatividad a pintar al gato, o a pintar o agujerear las paredes, o a romper el espejo… Luego, un niño que grita, después de hacer esas y otras cosas semejantes, un «¡NO PUEDO PARAR DE CREAR!», tiendo a verlo como un tanto repelente... Tampoco puedo dejar de pensar en los casos que conozco de quienes disculpan al niño por todo y que critican cualquier corrección que se le haga por su falta de limpieza o de respeto... Estas reticencias mías son compatibles con que el personajillo es simpático, las imágenes tenen toques graciosos y, si no nos creemos mucho la historia, el álbum es divertido y cumple su función.

También se puede poner como ejemplo de una historia en la que vemos a quien nos cuenta en primera persona lo que le pasa sin ser capaz de verse a sí mismo ni de hacerse cargo de las consecuencias de sus acciones. El narrador del álbum, por tanto, usa un punto de vista que suma y contrapone dos visiones distintas: la visión que tiene de sí mismo quien habla y la que tiene alguien que le oye a él pero que ve las cosas desde fuera. Así se marca una distancia irónica mayor —el contraste que hay entre lo que se dice y lo que se ve—, que si el narrador con palabras usara la tercera persona para señalar que el chico piensa de sí mismo que es un gran artista, etc.

Marta Altés. Soy un artista (I am an artista, 2013). Barcelona: Blackie Books, 2014; 32 pp.; ISBN: 978-84-941676-0-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo