Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Indulgente y malcriado' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
TrollopeOjoPorO.JPG

viernes, 26 de diciembre de 2014

Indulgente y malcriado


Ojo por ojo fue una novela que Anthony Trollope escribió en Irlanda, donde trabajó unos años, y que tardó varios años en publicar debido a su contenido.

El prólogo, muy corto, habla de una mujer que no hace más que repetir «ojo por ojo» en una institución psiquiátrica. Conocemos luego al conde Scroope, un hombre riquísimo y ya muy mayor, y a su sobrino y recién nombrado heredero, el joven teniente de caballería Fred Neville. Fred pide a su tío seguir durante un año en Irlanda, donde se aloja su guarnición, antes de hacerse cargo de sus propiedades y su tío acepta. Pero tanto el conde como su mujer se inquietan cuando les llegan noticias de que Fred corteja en serio a Kate O’Hara, una chica católica, de clase baja y orígenes oscuros, que vive sola con su madre en una casita junto a la costa. Empujado por los acontecimientos, Fred acaba formulando promesas contradictorias a Kate y a sus tíos.

Novela más breve, con menos personajes, menos humorística y más melodramática que las otras ya citadas del autor. En ella se pone de manifiesto cómo Trollope se deja llevar por su trama sin intentar embellecer el desenlace. También revela el conocimiento que tenía del mundo católico irlandés, que presenta bien por medio del consejero y confesor de las O’Hara, el padre Marty. No deja de hacer notar con claridad los prejuicios ingleses hacia él: «los católicos, y sobre todo los católicos irlandeses, eran gente a la que, según pensaba [lady Scroope], todos deberían temer en esta vida, y para los que había que temer de todo en la siguiente».

El núcleo está en la personalidad del protagonista, que «no era ningún villano, sino sencillamente un joven demasiado indulgente consigo mismo y malcriado que no quería saber nada de las obligaciones de la vida». Y el conflicto, como es habitual en el autor, deriva de los prejuicios aristocráticos: «Inglaterra es lo que es porque todavía quedan algunos entre nosotros que nacen para pertenecer a la clase superior y que saben estar a la altura del nivel que se les exige», dice lady Scroope. Trollope vuelve a señalar que hay asuntos en los que «las mujeres son siempre muy duras con otras mujeres, y sobre todo contra aquellas que creen pertenecientes a una clase inferior a la suya».

Además de lo anterior, los conflictos morales que se plantean a los héroes son de los que sirven para ilustrar el comentario de Allan Blom que figura en la nota «Otra razón más» acerca de las dificultades que tienen algunos jóvenes para entender y apreciar novelas del pasado, en especial aquellas cuyo núcleo está en la fidelidad a unos compromisos adquiridos y en la lealtad que se debe a las personas afectadas.

Anthony Trollope. Ojo por ojo (An Eye for an Eye, 1870). Madrid: Alianza, 2014; 272 pp.; col. 13/20; trad. de Miguel Ángel Pérez; ISBN: 978-8420682938. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo