Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un realista estricto' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

viernes, 9 de enero de 2015

Un realista estricto


Hace años un amigo inglés, muy culto y gran lector, me ponderó a Anthony Trollope por encima de otros autores victorianos que yo conocía relativamente bien, como Dickens o George Eliot, y me insistió en que su obra era cada vez más valorada. Tardé tiempo en ponerme a leer sus obras —sólo he visto seis traducidas en España, sé que hay otras dos en ediciones antiguas que no he conseguido, y sé que se acaba de publicar una más que no he leído aún y que, en la misma editorial, dÉpoca, se anuncian varias  en una Biblioteca Trollope— y, efectivamente, han sido unas lecturas de lo más interesante. Además de lo que ya he señalado en las reseñas previas, añado ahora un comentario que hace Chesterton en The Victorian Age in Literature.

Allí dice, que, dentro de sus límites más estrechos, Trollope fue un realista más estricto y magistral que Thackeray hasta el punto de que logra comunicar una viveza enorme a los que podríamos llamar sus personajes más típicos. Era el suyo un mundo silencioso pero bullicioso: el de la vida política antes de que se viera agitada por la llegada de la cuestión irlandesa y de las ideas socialistas; y el de la Iglesia anglicana posterior a la conmoción causada en ella por el Movimiento de Oxford. En este terreno es revelador, sigue Chesterton, cómo, aunque los clérigos que Trollope presenta son, en su gran mayoría, hombres buenos, en realidad nunca se nos ocurre pensar en ellos como en los sacerdotes de una religión.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo