Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'El final de una época' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LeeSidraRosie.JPG

viernes, 30 de enero de 2015

El final de una época


Sidra con Rosie,
de Laurie Lee, son unas nostálgicas y cálidas memorias de infancia del autor. Comienzan cuando termina la primera guerra Mundial, él tiene unos tres años, y su familia se instala en Cotswold, un pueblo situado en Gloucestershire. Describe su entorno, un valle: «vivir allí abajo era como vivir en la vaina de una habichuela. Sólo podías ver el lecho en el que estabas metido. Nuestro horizonte de bosques era el límite de nuestro mundo». Presenta su vida familiar, con su madre —una mujer con una alegría indestructible—, sus tres hermanastras mayores y sus dos hermanos, uno mayor y otro menor que él. Describe con afecto a distintos personajes excéntricos o, simplemente, mayores y con algunas manías.

Habla del humor bruto pero alegre y nada traumático de una infancia rural: cuando a los cuatro años ha de ir a la escuela y no quiere, sus hermanas le dicen que «”a los niños que no van a la escuela los meten en cajas y se vuelven conejos. Y luego les matan los domingos”. Pensé que esto era extremar un poco las cosas, pero no hice comentarios». O las descripciones de las maestras enérgicas que tuvo, amables y divertidas pese a que no dudaban en atizar a los chicos: de una decía que siempre le pillaba «descuidado, con la guardia baja, dado que la pena precedía a la acusación. Pero la acusación seguía inmediatamente, un buen chaparrón de reproches coléricos».

Comenta sin dramatismo algunas desgracias que vivió y presenció —inundaciones, un asesinato en el pueblo, la intervención bondadosa pero mortífera de unas Damas Visitadoras que obligaron a un matrimonio de ancianos a dejar su casa de siempre, sus mismas enfermedades de niño…—. Y varias veces señala que aquella vida era la propia del final de una época, una época que él pudo «heredar y conocer vagamente: la sangre y las creencias de generaciones que llevaban en aquel valle desde la Edad de Piedra. Aquel contacto continuo se ha roto al fin, las cuevas más profundas han quedado sepultadas para siempre. Pero llegando, como yo llegué, al final de aquella época, capté soplos de algo tan antiguo como los glaciares».

Laurie Lee. Sidra con Rosie (Cider with Rosie, 1959). Barcelona: Edhasa, 1986; 267 pp.; col. ; ilust. de John Ward; trad. de Ángela Pérez y José Manuel Álvarez; ISBN: 84-350-1315-4. Nueva edición en Madrid: Nórdica, 2014; 256 pp.; mismos traductores; col. Otras Latitudes; ISBN: 978-8416112371. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo