Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Novela decepcionante' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PratchettPerillan.JPG

jueves, 9 de abril de 2015

Novela decepcionante


La lectura de Perillán, del recientemente fallecido Terry Pratchett, fue una decepción. Igual que algunos libros últimos de su producción, se ve que confeccionados no tanto por él como por personas de su entorno debido a su enfermedad, está por debajo de su categoría. Seguramente sería un libro elogiable si viniera firmado por un autor joven, pues es ameno, pero de Pratchett esperamos más... y otra cosa. Aquí no brilla su ingenio despreocupado típico: todo es demasiado pedagógico para los lectores jóvenes y al narrador se le nota el afán por ofrecer una novela políticamente correctísima. Se me ha ocurrido en el pasado releer pasajes de novelas del Mundodisco, y seguro que se me ocurrirá de nuevo en el futuro, pero no se me ocurrirá nunca volver a esta novela.

El héroe, inspirado en Artful Dodger, jefe de los pilluelos que trabajaban para el judío Fagin en Oliver Twist, tiene 17 años y su oficio es saquear las alcantarillas. Vive con Solomon Cohen, un hombre mayor, judío, masón, amigo de juventud de Karl Marx, nada menos. Todo comienza cuando Perillán ve a unos tipos que maltratan a una chica y acude a rescatarla, con la suerte de que Dickens pasaba por allí y se hace cargo del talento natural de Perillán. A partir de ahí se trata de que a la chica no la deporten pero, como eso significa un conflicto diplomático, Perillán se pone manos a la obra mientras la policía y el mismo primer ministro Disraeli miran hacia otro lado.

El tono es de farsa irónica, con acentos propios de una novela picaresca, pero ni hay momentos de verdadera gracia —algo curioso en Pratchett— ni los tipos humanos y las relaciones entre ellos resultan mínimamente creíbles: lo son más en cualquier melodrama dickensiano. La tensión del argumento está, sólo, en cómo Perillán va ganando educación y hábitos de higiene para, llegado el momento, poder irse con la chica, un personaje de lo más endeble. Son escasos los incidentes que cabría llamar de acción y abundantes los de vida social y las explicaciones de todo tipo que le da Solomon (un héroe construido, de más está decirlo, a la contra de Fagin). Por ejemplo, le dice cosas como esta: «—Mmm, veamos —dijo—, si un día renunciaras a guarrear en… bueno, en guarrerías, podría hablarte de los escritos de Spinoza, un filósofo que te podría ampliar la mente porque, si quieres mi opinión, tienes espacio de sobra, y te transmitiría la naturaleza del ateísmo, que cuestiona la creencia en Dios. Por lo que a mí respecta, algunos días creo en Dios y otros días no creo».

Terry Pratchett. Perillán (Dodger, 2013). Barcelona: Fantascy, 2014; 397 pp.; trad. de Manu Viciano; ISBN: 978-84-15831-23-5. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo