Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Ensayos stevensonianos (2)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
StevensonVirgPuer.JPG

sábado, 9 de mayo de 2015

Ensayos stevensonianos (2)


En relación a las opiniones de Stevenson sobre libros concretos, en primer lugar escribió textos acerca de sus propias novelas: sobre la forma en que se le ocurrió la idea de algunas (por ejemplo, unas imágenes en sueños de las que brotó Jekyll y Hide); sobre la dificultad que tuvo para resolver algunas cuestiones (le resultó agobiante terminar El Master de Ballantrae); sobre su alegría al conseguir sus objetivos (por ejemplo, terminar su primera novela larga, que fue La isla del tesoro), etc.

También hizo comentarios certeros a libros de otros. Así, dice que «uno de los muchos motivos por los que Robinson Crusoe goza de tanta popularidad entre los jóvenes es (…) que Crusoe siempre estaba improvisando y tenía, literalmente, que jugar a ejercer gran variedad de profesiones; y, además, el libro está lleno de herramientas, y no hay nada que guste más a un niño». O , de una obra de Dumas como El conde de Montecristo, afirma que no cree «que en ningún otro volumen se respire esa atmósfera inconfundible de leyenda».

En general, son muy valiosas sus observaciones acerca de las novelas de aventuras. Indica cómo, en ellas, el estilo no ha de flaquear bajo el peso de los razonamientos y que añadir material irrelevante sólo contribuye a sepultar y no a expandir. También apunta que una novela de esa clase triunfa cuando consigue involucrar al lector activamente en la fantasía que se le propone: «esto último es el triunfo de la novela; cuando el lector interpreta conscientemente el papel del héroe, la escena es buena».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo