Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Concentrar los rayos de la mente' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GarlandJefeMan.JPG

jueves, 14 de mayo de 2015

Concentrar los rayos de la mente


El jefe de la manada, de Inés Garland, es una buena novela corta: tensa e inquietante, pero amable y bienhumorada.

La acción se desarrolla en Buenos Aires. Nina, una chica de once años, y su primo suelen jugar en un parque cercano a sus casas, donde conocen a Gudrek, un vagabundo de origen rumano que vive allí con sus perros. Un día ven a un tipo misterioso, de negro, que hace fotografías y se lo dicen a Gudrek. Luego ellos se van unos días a vivir con su abuelo, que les ha prometido enseñarles unos ejercicios de telepatía. En esos días salvan de morir atropellado a un perro, al que llaman López, al que traen con ellos de regreso. Pero, entonces, los perros del barrio empiezan a desaparecer y arrestan a Gudrek.

Nina es una narradora más que competente. Casi no va por encima de su edad pero usa expresiones certeras: cuando quiere pasar inadvertida pero siente que no es así dice que «me sentía una mosca en la leche». Provoca tensión, sencillamente, cuando ve y habla por primera vez con el escurridizo chico de negro: «su voz era muy finita, estrangulada, y eso fue lo que más miedo me dio». Dibuja bien a Gudrek, un tipo cuyas sentencias no son nada complicadas: «nada puede pasar antes del momento en que pasa».

Luego, habla bien de sus miedos y de su amor a los animales; cuenta cómo le hacen sufrir los problemas que observa en la relación entre su padre y su madre; también es consciente de que a veces a ella le sobra mal humor —«Mamá me decía que yo tenía siempre un cuchillito escondido en las discusiones. (…) Se lo clavé donde más dolía y ya era tarde para tragarme las palabras»—. Los aspectos que podrían ser más endebles en una narración así —como el que algunas pesadillas le den ciertas claves, o el hecho de que le funcionen algunos ejercicios que les enseña el abuelo para «concentrar los rayos dispersos de la mente»— tienen la dimensión justa para ser creíbles.

Inés Garland. El jefe de la manada (2014). Madrid: Siruela, 2014; 116 pp.; col. Las Tres Edades; ISBN: 978-8416208364. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo