Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Mundo alucinado' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
SaninNinos.JPG

viernes, 12 de junio de 2015

Mundo alucinado


Los niños,
de la colombiana Carolina Sanín, es un cuento largo, un tanto fantasmal, que cabría llamar de intriga psicológica. Está bien narrado, con un tono frío y distante, se apoya en imágenes literarias poderosas e intenta un acercamiento sofisticado (demasiado sofisticado y ausente de verdadero afecto para mi gusto) a cuestiones de interés.

Trata sobre una mujer llamada Laura que, un día, encuentra un niño a su puerta. Se interesa por él, lo lleva a su casa, averigua que se llama Elvis Fidel, y lo entrega a los servicios sociales de la ciudad. Más adelante pregunta por el chico, cuando ya está internado en una institución, empieza a visitarlo, se plantea cuidarlo e inicia los trámites para que se lo entreguen en adopción. Pronto se ve que si el niño necesita cuidados, Laura no los necesita menos.

El clima de la historia es un tanto alucinado. A Laura le mueve la bondad para cuidar del niño pero también tiene motivos un tanto místicos —«un niño había venido a buscarla y ella se sentía elegida»— y egoístas —cuando el niño intenta decirle cosas de su pasado, Laura «vio que en realidad no quería saber nada de él que no fuera ella»—. Por otro lado, sus acercamientos al niño no son certeros: se propone «hacer del niño un hombre amable, un hombre que fuera como un niño amable».

La narración tiene un deje crítico con un tono distante. Abundan las referencias irónicas al lenguaje oficial de las instituciones con las que se relacionan Laura y Fidel. Así, el folleto del colegio al que va Fidel habla de cómo en las vidas de los niños hay distintas posibilidades, pero «el buen conocedor de la constitución pueril podía determinar cuál era el caso de cada niño y administrar los saberes en concordancia». El lenguaje colombiano («parqueó el carro»; la «acudiente»…) será un atractivo para unos y un inconveniente para otros.

Carolina Sanín. Los niños (2014). Madrid: Siruela, 2015; 154 pp.; col Nuevos Tiempos; ISBN: 978-84-16396-07-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo