Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Cada uno su música' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
KitamuraIgor2.jpg

lunes, 10 de agosto de 2015

Cada uno su música


Un álbum simpático para unirlo a los que tratan sobre la música es Igor, el pájaro que no sabía cantar, un relato contado con el colorido y el dinamismo que siempre se puede esperar de Satoshi Kitamura.

Igor se pone a cantar con los demás pájaros pero estos no le quieren. Ensaya en su casa, va a clases con Gansa Sonata (en el original Madam Goose, un ejemplo de cómo la traducción puede mejorar el original), pero cuando intenta cantar todos se mueren de risa. Igor piensa que no tiene talento y se aleja de la música. Sin embargo, allá donde va, encuentra orquestas y conjuntos de todo tipo: de gatos, de perros, de ovejas, cocodrilos con bongos en una isla tropical, coro de pingüinos en un iceberg… Así que se instala en un desierto y allí, sólo, encima de una roca, se pone a cantar.

La composición de las escenas es magnífica. Se representa la música, también, con manchas de color. Abundan los detalles humorísticos. Hay discretas referencias, en el texto, a términos musicales. Se transmite bien la gran alegría que causa la música y, sin decirlo expresamente, se concluye que todos tenemos nuestro propio ritmo, nuestra compañía y nuestro sitio.

Satoshi Kitamura. Igor, el pájaro que no sabía cantar (Igor, the bird Who Couldn't Sing, 2005). México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 2012; 40 pp.; col. Los Especiales de A la Orilla del Viento; trad. de Eliana Pasarán; ISBN: 978-607-16-1079-9. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo