Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Una comedia cortesana' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
StevensonOtto.JPG

sábado, 8 de agosto de 2015

Una comedia cortesana


Las aventuras y desventuras del príncipe Otto fue un relato que a Stevenson le costó mucho trabajo, pues la dificultad que tenía para representar a las mujeres de modo creíble y realista en este caso fue mayor debido a la personalidad de la intrigante condesa Von Rosen. Lo empezó cuando vivía en California, lo retomó en 1883 cuando estaba en Francia, y lo publicó por fin en 1885. Según indica en sus memorias Lloyd Osbourne, algunos capítulos fueron escritos al menos siete veces y, tal vez por eso, después de El Master de Ballantrae, era la novela predilecta del autor. Es una trama ligera e idealizada de amores e intrigas palaciegas en la que, según recuerda Fernando Savater en el prólogo, se inspiró Hergé para su aventura El cetro de Ottokar.

En el reino centroeuropeo de Grunewald, el príncipe Otto es un gobernante bondadoso y querido, pero indolente, y que ha dejado el gobierno en manos de su joven esposa Seraphina y el ambicioso consejero Gondremark. Cuando el príncipe intenta recuperar el terreno perdido, tanto en el corazón de su esposa como en el control de los asuntos del reino, todo se complica. Las cosas se enredan más todavía, pero también se desenredan, con la entrada en escena de madame Von Rosen, amante de Gondremark.

Señala Chesterton cómo esta historia, que no deja de ser una comedia cortesana y pastoril en un ambiente dieciochesco, la recordamos más por la manera propia de Stevenson de contar las cosas que por otros motivos. Por ejemplo, apunta cómo, una vez olvidada del todo la novela, podemos recordar sin embargo una vívida escena del final cuando Seraphina «vio la blanca cascada, el reflejo de las estrellas que temblaban en la agitada superficie de aquel remanso, la espuma que formaba el agua al caer y, por encima de su cabeza, a ambos lados, los altos pinos bebiendo con serenidad del cielo estrellado, y en aquel súbito momento de paz empezó a disfrutar del ruido del salto de agua».

El principal problema del relato, para una mayoría de lectores, está en que Otto es un personaje dubitativo e irresoluto, algo que acaba cansando (al menos al lector deseoso de aventuras enérgicas). En la trama, por otra parte, no hay hay casi acción alguna y todo se desarrolla por medio de intercambios dialécticos caballerescos que, a veces, eso sí, son interesantes. Por ejemplo, aunque no lo dice, seguro que a Chesterton le gustaría esta frase de un personaje, el coronel Gordon: «un credo sano y una mala moral, esos son los pilares de la sabiduría».

En cualquier caso, en la novela podemos ver el rechazo del autor al espíritu del tiempo que representa un personaje llamado Fritz cuando, charlando con un hombre mayor y recto, aplaude a Gondremark:  «Puede que no responda a algunas de sus ideas viejas y anticuadas, pero es un hombre moderno de tomo y lomo, un hombre que vive de acuerdo con las nuevas luces y el progreso de su tiempo. Hace cosas que no están bien, como todos, pero lo importante es que tiene su corazón puesto en los intereses del pueblo».

Un detalle menor, pero de interés para los seguidores de la obra de Stevenson, es que, al principio de la historia, se menciona la relación del príncipe Otto con el rey Florizel de Bohemia, el héroe de la primera parte de Las nuevas mil y una noches y que aparecerá de nuevo, exiliado y regentando un estanco, en Londres, en El dinamitero, libro publicado inmediatamente después.

Otro detalle pequeño, que podemos leer como una lección para escritores de ayer y de hoy, está en una carta escrita por Stevenson cuando estaba redactando esta novela, en la que decía: «estoy metido de hoz y coz en un relato; una especie de novela de un solo volumen; ¿cómo se las arreglan algunos para hincharlas hasta que ocupen tres? En esta suceden muchas cosas y un solo volumen se las tragará sin el menor esfuerzo».

Robert Louis Stevenson. Aventuras y desventuras del príncipe Otto (Prince Otto, 1885). Barcelona: Backlist, 2010; 289 pp.; trad. de Kenneth Jordan Núñez; prólogo de Fernando Savater; ISBN: 978-84-08-09053-3. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo