Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: '¿Editores hipnotizados?' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BrownLotus.JPG

sábado, 26 de diciembre de 2015

¿Editores hipnotizados?


Lotus Seeds. Children, Pictures, and Books, contiene catorce textos escritos o pronunciados por Marcia Brown entre 1949 y 1984. Varios son sus discursos de aceptación de los premios que recibió —durante años fue la única que había recibido tres veces el premio Caldecott— y otros son artículos o conferencias sobre distintas cuestiones, algunas más circunstanciales y otras de interés permanente.

Una parte de sus comentarios tienen que ver con la forma en que comprendía su trabajo como ilustradora de álbumes: el intérprete del espíritu del libro. Del mismo modo que «un traductor tiene la obligación de no cambiar la intención del autor del texto», decía, «un ilustrador tiene la misma obligación hacia lo que entiende que es el significado y la intención del texto». Pues, explica, la ilustración no es pintura sino comunicación de ideas, de la o las ideas de un libro si hablamos de álbumes.

Otras consideraciones se refieren a su forma de entender el álbum como un género propio. Así, dice que un álbum ilustrado ha de ser tan conciso como la buena poesía y ha de estar construido de forma que palabras e imágenes se combinen para formar una esencia que se expanda en la mente del niño. Afirma que «al ilustrar para niños estamos tratando de estimular una forma interior de ver», y señala que puede haber ocasiones en las que lo mejor es no ilustrar: a veces me pregunto, dice, si la ilustración de ciertos poemas atontará o estimulará la imaginación del niño.

Se refiere con frecuencia a la producción de álbumes. En ocasiones a cuestiones de tipo técnico, como su forma de hacer grabados o cuáles eran las dificultades de los procesos de impresión de su época. En algunos textos elogia y comenta el trabajo de algunos ilustradores que admiraba, como Sendak, Lionni, Keats, y otros. En otros se pregunta por asuntos propios del trabajo editorial: elogia mucho a su propia editora, Alice Dalgliesh, y critica determinados modos de proceder, unos de tipo comercial y otros que le parece que proceden de errores de concepto.

En relación a esto último, al tiempo que señala que «nunca hubo una producción tan rica de álbumes ilustrados» —recordemos que habla en los años cincuenta, sesenta y setenta—, indica que «nunca antes han estado los ilustradores tan seguros de que sus más extravagantes y raros experimentos serían bien recibidos». A la vez que aplaude que haya un «constante esfuerzo por decir viejas cosas de nuevos modos a los niños», se pregunta si «la urgencia de experimentar no tiene más fuerza que la preocupación por la sustancia del libro»… y, a la vista de algunos álbumes, si sus autores «no habrán hipnotizado a sus editores».

Marcia Brown. Lotus Seeds. Children, Pictures, and Books (1986). New York: Charles Scribner’s Sons, 1986; 216 pp.; ilustraciones de la autora; ISBN: 0-684-18490-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo