Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Contra los pensamientos estrechos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

viernes, 15 de enero de 2016

Contra los pensamientos estrechos


Última nota de esta serie con citas de Samuel Johnson, esta vez acerca de cuestiones más o menos educativas:

—«Aquellos que no son capaces de juzgar las épocas pasadas sin remitirse a la propia suelen alcanzar conclusiones dudosas».

—«El alborozo auténtico ha de ser siempre natural y la naturaleza es uniforme: los hombres han sido sabios de maneras muy distintas, pero siempre han reído igual».

—«El hombre que amenaza al mundo es ridículo, pues el mundo puede continuar con mucha facilidad sin él, y en un plazo de tiempo brevísimo dejará de echarlo en falta».

—«La verdad es siempre verdad, y la razón es siempre la razón; poseen un valor intrínseco e inalterable, y constituyen el oro intelectual que desafía la destrucción; pero el oro puede envolverse en asuntos más corrientes, de manera que solo un químico pueda reconocerlo; el sentido puede quedar escondido entre entre palabras tan incultas y plebeyas que sólo los filósofos puedan distinguirlo; y estar tan enterrados entre impurezas que nadie corra con los gastos de la extracción».

—«Que debemos respetar a los jóvenes y evitar que nada indecente se aproxime a sus ojos y sus oídos es un precepto que el juicio y la virtud han aprendido de un escritor antiguo que de ningún modo se ha ganado la eminencia por la castidad de su pensamiento. La misma clase, aunque no el mismo grado de precaución, se requiere para cualquier cosa que presentemos ante ellos, para protegerlos de prejuicios injustos, opiniones perversas y combinaciones incongruentes de imágenes». Los libros tienen, entre otras, la misión de «iniciar a la juventud en el arte de saberse defender, una destreza necesaria, mediante encontronazos simulados, y aumentar la prudencia sin perjudicar la virtud».

—«Hay que inculcar de continuo [a los jóvenes] (…) que la virtud es la prueba más alta del entendimiento, y la única base sólida de la grandeza; y que el vicio es la consecuencia natural de los pensamientos estrechos, que comienzan en el error y terminan en la ignominia».

Samuel Johnson. Ensayos literarios. Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2015; 580 pp.; trad. de Gonzalo Torné de la Guardia, Antonio José Rodríguez Soria, Ernesto Castro Córdoba; edición y prólogo de Gonzalo Torné; ISBN: 978-84-15863-87-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo