Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'De las memorias de Leo Lionni (1)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LionniBetweenW.JPG

sábado, 16 de enero de 2016

De las memorias de Leo Lionni (1)


Between Worlds, el libro de memorias de Leo Lionni, es atractivo por varias razones.

Una, por sus orígenes y relaciones familiares. Lionni nació en Amsterdam. Su padre era un hombre de negocios de origen judío y su madre era cantante de ópera. Se familiarizó siendo niño con el arte contemporáneo gracias a que tenía dos tíos propietarios de unas valiosas colecciones —con obras de Picasso, De Chirico, Modigliani, Miró, etc.—. Por motivos de trabajo de sus padres, siendo niño y adolescente, vivió en Estados Unidos, Italia y Suiza. Estudió comercio, pero se hizo un nombre como pintor y diseñador, en la Italia fascista. Se casó siendo muy joven con la nieta de uno de los fundadores del Partido Comunista italiano. Se marchó a los Estados Unidos en 1939 y su mujer, con sus hijos pequeños, le siguieron poco después, en el último barco que pudo salir antes del estallido de la Guerra Mundial.

Otra, por su excepcional trayectoria como diseñador en importantes agencias publicitarias en los años cuarenta y cincuenta. Intervino en campañas de primeras marcas como Ford o General Electric, siguió vinculado al grupo de arquitectos y artistas de la Bauhaus exiliados como Walter Gropius, fue amigo de diseñadores como Paul Rand y Bruno Munari, y de artistas como Ben Shahn y Alexander Calder. Fue director de arte de la revista Fortune en los años 50, trabajo que dejó cuando se fue a Italia en 1962 y se instaló allí como pintor y escultor.

Y una tercera razón, a la que dedica unas cuantas páginas en su libro, es su dedicación a los libros infantiles. Todo comenzó, según explica, cuando, para entretener a sus revoltosos nietos, de 5 y 3 años de edad, en un tren suburbano con mucha gente, abrió su maletín, recortó trozos azules, amarillos y verdes de una revista Life, puso el maletín en las rodillas y con voz profunda dijo: «Este es Pequeño Azul y este es Pequeño Amarillo», e improvisó la historia. Al llegar a casa, llevó a los niños a su estudio y les enseñó como transformar lo que habían hecho en un pequeño libro. Al día siguiente, viernes, un amigo editor vio lo que había hecho y le propuso editarlo… Así comenzó a publicar más o menos un álbum por año, intentando siempre algo nuevo cada vez, y llegaron una veintena de álbumes como Frederick, Nadarín, etc.

Leo Lionni. Between Worlds. The Autobiography of Leo Lionni (1997). New York: Alfred A. Knopf, 1997; 296 pp.; ISBN: 0-679-42393-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo