Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Siempre con una sonrisa' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GMPalomasSerp.JPG

domingo, 7 de febrero de 2016

Siempre con una sonrisa


Uno de los aforismos reunidos en Palomas y serpientes, de Enrique García-Máiquez, el único con la palabra sonrisa, es un consejo:

—Consejo de Jean Cocteau: «No incurrir en pleonasmos, no hacer poesía poética». Por el mismo motivo: no hablar jamás de nada serio sin una sonrisa.

Un consejo que el autor sigue, como se puede ver estos ejemplos de aforismos de tipo personal, político, social, paradójico:

—Me caigo bien, lo reconozco.
(Espero levantarme.)

—Sin principios se empieza mal.

—Se buscaba la gloria; luego, la fama; luego, el éxito; ahora, los «Me gusta» y los retuits; y todavía hay quien habla de progreso.

—«Hablar» empieza con hache muda.

Otro aforismo es una resolución:

—Propósito: escribir cada día mejor, o sea, que se note menos.

Así que aquí van algunos más, de tipo literario, en los que se ve cómo lo cumple:

—El primer verso te lo dan los dioses, y el último hay que devolvérselo. Con intereses.

—La literatura es usar más palabras de las necesarias y que resulten imprescindibles.

Diferencia
El poeta dice lo que no sabe y el narrador sabe lo que no dice.

Y de propina, dos más:

Cuento de hadas
El niño, siempre que pisa un charco, pasa a través del espejo.

—El gran problema de la sociedad es la educación, sí, pero el gran problema de la educación es la sociedad.

Aquí está una muy buena reseña. Y aquí, otra.

Enrique García-Máiquez. Palomas y serpientes (2015). Granada: Comares, 2015; 86 pp.; col. La Veleta; ISBN: 978-84-9045-357-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo