Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Pensamientos comprimidos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
KurndhartNavegador.jpg

miércoles, 13 de abril de 2016

Pensamientos comprimidos


El navegador de cristal, de Nancy Kunhardt Lodge, es una novela precedida de premios y comentarios positivos que la presentaban como un viaje al modo de El mago de Oz. Su protagonista es Lucy Nightingale, una niña a la que su profesora encarga un trabajo sobre algunos pintores del pasado. Para eso, gracias a un perro llamado Wilbur que, con ayuda del Navegador (una especie de brújula con interruptores llenos de joyas, engranajes y demás), logra viajar en el tiempo y hablar con ellos acerca de algunas de sus obras.

Lo rescatable de la novela son algunos diálogos de la heroína con los pintores a los que visita: Boticelli, Leonardo da Vinci, Miguel Angel, Jacobo Pontormo, Van Gogh. Hay comentarios certeros sobre sus personalidades —que ayudan a Lucy a superar sus propios complejos y miedos— y sobre sus pinturas. Así, por ejemplo, Miguel Angel le dice a Lucy que «ante todo soy un escultor así que pinto igual que esculpo, creando redondez y volumen, y utilizando pinceladas con sombreados cruzados».

En cambio, no se sostiene la comparación con El mago de Oz o con cualquiera de los viajes de fantasía que se cuentan en libros clásicos. Suenan tontas las explicaciones para justificar el viaje en el tiempo (dice Wilbur: «He comprimido nuestros pensamientos en longitudes de onda. Luego los he puesto en ordenadores paralelos, lo que ha puesto en marcha el mecanismo de curvatura del espacio-tiempo»). El personaje de Wilbur es, también, poco consistente, aparte de que dice no pocas cosas sonrojantes («cuando aprendas a fusionar tu esencia con la esencia de otro ser vivo, brillarás del mismo color»). Y, por último, lo siento, pero no imagino a un Van Gogh diciéndole, ni a Lucy ni a nadie, que «no hay respuestas incorrectas, Lucy. Sólo lo que tus ojos y tu alma te digan».

Nancy Kunhardt Lodge. El navegador de cristal (The Crystal Navigator, 2015). Madrid: Kolima Books, 2016; 155 pp.; trad. de Raquel Dueñas; ISBN: 978-84-163645-1-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo