Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Todo entre comillas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FordFrancFrank.JPG

viernes, 22 de abril de 2016

Todo entre comillas


He mencionado aquí novelas de Richard Ford varias veces: en Percepciones de padres e hijos, en Autosuperación unidimensional, en Torrentes de incertidumbre, en Somos un misterio. También lo he citado con ocasión del excepcional prólogo que pone a una selección de cuentos de Chéjov preparada por él mismo.

Últimamente ha publicado Francamente Frank, un último libro con cuatro historias de su personaje Frank Bascombe. Se desarrollan cuando tiene unos 68 años, está jubilado, y hace pocas semanas que el huracán Sandy acaba de causar enormes destrozos en donde vive.

Con la forma típica de narrar de Ford, con frases largas y sinuosas, precisas y bien construidas, su héroe vuelve a exponer sus opiniones políticas y su modo de comprender la vida. En esta ocasión lo formula con lo que llama su «Yo por Defecto», un modo de vivir «que permite preguntas, pero sólo las que requieren respuesta», y que niega que la vida tenga una «trayectoria», un concepto falaz, dice Bascombe.

Él mismo ya decía en El periodista deportivo, que «el pasado no vale nada. Supongo que la historia de mi pasado puede parecer misteriosa porque yo no la acabo de entender, porque no la he explicado con detalle o porque la he simplificado mucho». Y el narrador de Canadá subrayaba que «lo que uno ve es más o menos lo que hay» y «el sentido oculto no existe».

Me gusta mucho Ford pero —tal como le dicen a su narrador en El día de la independencia— no puedo leerlo sin pensar que «contigo todo es entre comillas, Frank». Una y otra vez, y más según ha ido pasando el tiempo, tengo la impresión de que el autor «selecciona los recuerdos [de Bascombe] para amueblar mejor su pasado» y que también selecciona, en exceso, lo que le ocurre a su personaje para evitarse problemas adicionales, es decir, para dejarle al lector la impresión de que puede funcionar su estrategia de buscar una vida de «buena calidad en la eternidad del aquí y el ahora», sin pensar para nada en otras cosas. Lo que ocurre es que a la mayoría de la gente que conozco no le funciona nunca o, en todo caso, siempre llega el momento en el que no funciona...

Richard Ford. Francamente, Frank (Let Me be Frank With You, 2014). Barcelona: Anagrama, 2015; 229 pp.; col. Panorama de narrativas; trad. de Benito Gómez Ibáñez; ISBN: 978-84-339-7938-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo