Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Preguntas sobre Dios' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FrossardPregDios.JPG

domingo, 10 de julio de 2016

Preguntas sobre Dios


Pasados bastantes años he vuelto a leer Preguntas sobre Dios, de André Frossard. En capítulos cortitos el autor trata muchos temas que tienen su origen en más de dos mil preguntas que alumnas y alumnos del último curso de bachillerato le formularon por escrito. El esquema de cada capítulo es el mismo: primero se formula la pregunta o la objeción de modo extenso, luego hay un «sin embargo» que remite a una experiencia personal o a un comentario bíblico o teológico, y a continuación viene la respuesta que, normalmente, tiene acentos más bien existenciales y poéticos.

Debo decir que tenía un recuerdo muy bueno de este libro que, por un lado, he visto refrendado pero que también, por otro, se ha redimensionado. Una de las objeciones que ahora veo, aunque ciertamente forma parte del libro, es que Frossard apoya muchas respuestas en sus experiencias personales: en la singularidad de su inesperada y fulminante conversión que, en el libro, detalla en un capítulo titulado «¿Quién es Andrés». Otra es que algunas réplicas, leídas ahora, me parecen incompletas: aunque sin duda la intención es no agotar las cuestiones, uno se queda con la sensación de que, en algunos casos, los comentarios más bien impresionistas son insuficientes.

Con todo, el conjunto es extraordinario y algunas respuestas, o algunas ideas contenidas en las respuestas, son magníficas sin paliativos. Pongo unos ejemplos.

El capítulo «El cristianismo ha fracasado» termina del siguiente modo: «El Evangelio no es una doctrina colectivista. Dios no cuenta a los seres humanos por masas, como los ideólogos o los jefes de batallón; no los mete en barriles como si fueran arenques; Dios no sabe contar más que hasta uno».

«¿Por qué hay tantas religiones?» finaliza con esta observación: «En las cimas del judaísmo, del cristianismo y del islam, los místicos hablan el mismo lenguaje. Los hombres se enfrentan y dan la impresión de servir a religiones incompatibles entre sí cuando no alcanzan aquellas alturas o cuando descienden de ellas para terminar sucumbiendo a las tentaciones del poder, del espíritu de conquista o de cualquier otra forma de ilusión. La paz no reina más que en las cumbres».

Al desarrollar su contestación a «¿Es Dios de derechas o de izquierdas?» indica que a Dios «cuesta imaginarlo en uno u otro partido y valdría la pena preguntarse si no habrá sido Él quien inspirara esta máxima decisiva a Simone Weil, cuyo genio empieza donde acaba el de Pascal: “Hay que estar siempre dispuestos a cambiar de campo con la justicia, esa fugitiva del bando de los vencedores”».

El comentario a «¿De qué sirve creer?» concluye así: «Vemos con claridad para qué sirve no creer: para estar solo en esta tierra, que es el menos fijo de todos los domicilios, y para no oír jamás otra voz que la propia en respuesta a las preguntas que el corazón plantea».

André Frossard. Preguntas sobre Dios (Dieu en questions, 1990). Madrid: Rialp, 1991; 195 pp.; col. Vértice; trad. de José María León; ISBN: 84-321-2731-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo