Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Sobre Cervantes (2)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GraciaCervantes.jpg

sábado, 23 de julio de 2016

Sobre Cervantes (2)


Antes que la biografía de Canavaggio, había leído Miguel de Cervantes: la conquista de la ironía, de Jordi Gracia. En esta completa reseña se indica cómo su autor ha tenido en cuenta los datos conocidos sobre Cervantes y ha evitado en ella polémicas biográficas; sigue un hilo narrativo cronológico y contextualiza bien toda la información que da; explica los problemas económicos que tuvo y se va deteniendo en las obras que publicó, explicándolas y haciendo notar su aprendizaje y maduración como escritor. Como es lógico, habla con detalle de la redacción y el éxito de la primera parte de el Quijote y, después, del extraordinario cambio de paso que supuso la segunda parte, un proceso que se sintetiza en el título: si al principio Cervantes usa la ironía sólo «como guiño y recurso auxiliar y secundario», más adelante la conquistará por completo al crear una novela única.

Pero, dicho lo anterior, conviene añadir que la forma de redactar del autor, que indica un dominio muy grande de las fuentes y del lenguaje, puede no gustar a una buena parte de lectores: por mi parte reconozco que prefiero la redacción más directa y menos intrusiva de Canavaggio. Pongo a continuación un sinuoso párrafo, que se refiere a cuando Cervantes está pensando en continuar la primera parte de el Quijote. Dice así: «No sé no verlo pegado en este verano de 1605 de nuevo a la cama de don Quijote, mientras se recupera del ajetreado regreso y mientras lo cuidan pegajosas y regañonas y el ama y la sobrina, el cura y el barbero; no sé no ver a Cervantes sin retomar a ratos la pluma porque la adicción a escribir existe y la tiene cogida, ansioso de volver al cauce libre de una historia que trata de todo por burlarse, como hace enseguida, de los disparates que proponen tantos arbitristas que pululan por Valladolid con soluciones para todo (como auténticos locos), o para reafirmar una vez más que los libros de caballerías no tratan de personas que “hayan sido real y verdaderamente personas de carne y hueso” sino de fantasía, “ficción, fábula y mentira”».

Está muy bien la idea que da origen al título, la de que Cervantes alcanza una nueva visión irónica de la realidad, aunque algunas formulaciones de la cuestión creo que también podrían ser más claras. Así, cuando habla de la naturaleza simultánea de las contradicciones que se barajan en el Quijote, el autor señala que «tampoco esa duplicidad anula la consistencia del bien ni del mal, ni Cervantes renuncia a sugerir o insinuar un juicio recto y seguro sobre las cosas, pero lo emplaza en el reino de la ironía donde los valores y las apreciaciones de la realidad viven empapados de una sustancial anfibología». Además, como mañana diré, hay quienes piensan que la ironía que conquista Cervantes es mucho más poderosa que una simple «convicción sobre la dimensión plural de la realidad como condición misma de la verdad»…

Jordi Gracia. Miguel de Cervantes: la conquista de la ironía (2016). Barcelona: Taurus, 2016; 467 pp.; ISBN: 978-84-306-1764-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo