Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un mundo de prodigios' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
QuintanaPuntos.jpg

domingo, 7 de agosto de 2016

Un mundo de prodigios


Entre mi plan de lecturas atrasadas que estoy intentando remediar este verano, un deseado libro de poesía —debido a las citas y referencias aparecidas en Rayos y Truenos como, por ejemplo, esta entrevista—, que al fin he conseguido leer era y es Puntos suspensivos, de Mario Quintana.

Es un acierto que, a modo de prólogo, el traductor y antólogo incluya una selección de aforismos de Quintana sobre la poesía y el oficio de escribir. Son excelentes en general y, en particular, muy ilustrativos, por un lado, de cómo entiende Quintana la poesía —«Envejecer sin experiencia —tal vez en eso consista uno de tantos secretos de la vida. Pero eso es, sin duda, el gran secreto de la poesía»—, y de qué clase de poemas desea escribir y escribe —«Tachar, tachar siempre, mi único procedimiento. Y cualquier día de estos publico una edición de mis obras con la siguiente indicación: “Nueva edición, corregida y disminuida”»—.

En cuanto a la selección de poemas, tomados de ocho libros del autor publicados entre 1940 y 1989, son muchos los que me gustan. Entre otros, de los que tomé nota, dos pequeñitos:

MOMENTO

El mundo es frágil
y lleno de temblores
como un acuario.

Sobre él diseño
este poema: imagen
de otras imágenes…

PRODIGIOS

En este mundo de prodigios
y de la magia de Dios lleno,
nada más sobrenatural existe
que los ateos.

Mario Quintana. Puntos suspensivos. Edición bilingüe. Sevilla: Los Papeles del Sitio, 2007; 156 pp.; trad. y edición de Enrique García-Máiquez; ISBN: 978-84-935892-0-2.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo