Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'En los círculos del dolor (y 2)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 2 de octubre de 2016

En los círculos del dolor (y 2)


En la presentación de El fin del "Homo sovieticus" que hace Svetlana Aleksiévich y que se titula «Apuntes de una cómplice», aparecen algunas ideas que presiden su trabajo y que, aparte de ser útiles para comprenderlo, también pueden serlo para comprendernos a nosotros mismos.

Empieza por recordar el pasado trágico de la URSS y cita la famosa frase de Lenin (que sus seguidores actuales ignoran, olvidan o esconden): «Hay que colgar (y digo colgar, para que el pueblo lo vea) no menos de mil kulaks inveterados, a los ricos… Despojarlos de todo el trigo, tomar rehenes… Y hacerlo de tal manera que a cientos de verstas a la redonda el pueblo lo vea y tiemble de miedo» (Lenin, 1918).

Luego hace notar que tanto ella como sus entrevistados crecieron cuando «los océanos de sangre vertida por el comunismo habían caído ya en el olvido»..., lo cual, aunque funcione como una excusa no es una excusa, parece decir. Pues, señala, «cada vez que sacaba la idea del arrepentimiento en alguna charla, siempre había alguien que me replicaba: “¿Y de qué tengo yo que arrepentirme?”. Todos se sentían víctimas, pero nadie se consideraba cómplice».

En el otro lado está la decepción de muchos que deseaban que cayera el comunismo: «¿Es esta la libertad que anhelábamos? Estábamos dispuestos a morir por nuestros ideales, a combatir por ellos. Y de repente nos vimos convertidos en personajes de Chéjov. Nos vimos despojados de nuestro pasado. Todos los valores colapsaron, menos los valores de la vida»…, y los sueños nuevos de la gente fueron el coche, el jardín, los viajes…

Así que ahora, continúa la autora, «hemos entrado en una época en la que no se vive un tiempo auténtico, sino de segunda mano» y, a la vista de los jóvenes que ve por las calles «con camisetas con la hoz y el martillo o con el rostro de Lenin», se pregunta si sabrán de verdad lo que fue y es el comunismo. Uno de sus entrevistados se muestra pesimista: «pronto crecerán los lobeznos, como decía Stalin… Crecerán muy pronto…». Aunque libros como este también sean un motivo para el optimismo, espero.

Svetlana Aleksiévich. El fin del “Homo sovieticus” (Konets krásnogo cheloveka, 2013). Barcelona: Acantilado, 2015; 656 pp.; trad. de Jorge Ferrer Díaz; ISBN: 978-84-16011-84-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo