Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Sin acritud' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
CarterRebeldeWales.jpg

viernes, 4 de noviembre de 2016

Sin acritud


El rebelde Josey Wales, de Forrest Carter, contiene dos relatos de calidad desigual, Huido a Texas y La ruta de venganza de Josey Wales, con el mismo protagonista. Una buena presentación explica el contexto histórico de las historias —después de la guerra de Secesión, enfrentamientos entre guerrilleros nordistas de Kansas y sudistas de Missouri—, y da cuenta de la personalidad controvertida del autor —activista racista reconvertido en escritor popular después—.

Es un buen relato de género el primero: por la excelente narración, por el atractivo del héroe, porque las descripciones de los escenarios son concisas y las explicaciones de tipo histórico son las justas para comprender las cosas. Es un mal relato el segundo porque, aunque no falten escenas conseguidas, pone a una caricatura de malvado delante del héroe y, además, el narrador se dedica en exceso a dar lecciones de historia y de derechos humanos —y, al margen de que diga no pocas tonterías, es que sobran en cualquier caso—.

La primera novela comienza en 1866. Un guerrillero de Misuri llamado Josey Wales se separa de sus compañeros y decide huir a Texas; al principio le acompaña un chico joven, Jamie Burns, y luego se une a él un indio cheroqui, Lone Watie, mientras le persiguen muchos, y más según va en aumento la recompensa. La segunda empieza donde terminó la primera: Josey emprende una expedición de venganza contra unos soldados mexicanos, encabezados por el cruel capitán Jesús Escobedo, que han matado a unos amigos suyos (que le habían protegido en una ocasión en la novela previa).

Ambas novelas contienen buenos momentos y no pocas explicaciones prácticas sobre las formas de prepararse para una lucha desigual (reunir información acerca del rival antes de la pelea; dar prioridad al cuidado de los caballos; actuar de formas inesperadas…). Abundan las acciones crueles, en especial en la segunda novela. El narrador habla mucho del código moral de sus héroes —valentía, lealtad a los amigos, espíritu de venganza, orgullo ante los grandes enemigos…—, e informa de costumbres locales que conviene conocer: «Era de mala educación hacer preguntas en Texas. Siempre que un hombre formulaba una, la acompañaba invariablemente con un “sin acritud”… a menos, por supuesto, que sí quisiera mostrar acritud… en cuyo caso uno debía estar preparado para desenfundar su pistola».

Como se deduce de lo anterior, son novelas muy peliculeras. De hecho, los gestos de Wales en la segunda parecen moldeados sobre los de Clint Eastwood, protagonista de la película basada en la primera. Las dos evolucionan de acuerdo con los clichés del cine popular de su momento: no hay temor alguno a que algo termine saliendo mal para los héroes (sí para muchos de alrededor, claro). Y las dos elogian a los indios: la segunda a los apaches y la primera a los comanches. En esta, al final de un capítulo, después de un enfrentamiento entre Wales y el feroz jefe comanche Diez Osos, el narrador dice: «¿quién sabía con certeza qué era un salvaje?... Después de todo, tal vez fueran los hombres de dos lenguas, con sus suaves gestos y taimadas maneras, los verdaderos salvajes».

Forrest Carter. El rebelde Josey Wales: son dos relatos, Huido a Texas (Gone to Texas, 1972) y La ruta de venganza de Josey Wales (The Vengeance Trail of Josey Wales, 1976). Madrid: Valdemar, 2016; 467 pp.; col. Frontera; trad. de Marta Lila Murillo; presentación de Alfredo Lara; ISBN: 978-84-7702-826-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo