Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Mucho que aprender (3)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 16 de abril de 2017

Mucho que aprender (3)


En Imperiofobia y leyenda negra, cuando explica la realidad de la Inquisición en España y cómo, con el tiempo, se ha convertido en un mito capaz de evocar un mundo que nunca existió, María Elvira Roca dedica un apartado titulado «Los ojos del señor Inquisidor» a comentar el duradero impacto que han tenido algunas representaciones literarias de esa figura. Es un punto en el que se ve cómo algunos aspectos de la leyenda negra han sido asumidos por todos, incluidos los españoles, y que la autora redimensiona con datos y comparaciones ilustrativas.

El tenebroso Inquisidor apareció por primera vez en Don Carlos, de Schiller, de quien lo tomó luego Dostoievski para su relato El Gran Inquisidor, incluido en Los hermanos Karamázov; a partir de esos modelos, Umberto Eco fabricó el pavoroso Jaime de Burgos para El nombre de la Rosa, y Arturo Pérez Reverte el no menos espantoso dominico Emilio Bocanegra en El capitán Alatriste. (Se aclara, por cierto, que durante los sucesos que se cuentan en El capitán Alatriste, el año 1623, había un presidente del Santo Oficio, llamado don Andrés Pacheco de Cárdenas, franciscano, doctor en Teología, que murió con fama de santo y que, por supuesto, no firmó una sola sentencia de muerte).

Al final del apartado la autora dice que sí, que el arte es libre para inventarse las historias que desee, pero también señala que «la Inquisición como tema literario universal se distingue radicalmente de otros en que se supone que lo que a ella se refiere es verdad», lo que no sucede por ejemplo con temas como los vampiros en Transilvania. En cambio, «estos personajes inquisitoriales que forman parte de la historia de la literatura viven en la mente de los occidentales como si lo fuesen de la historia verdadera, alimentando sine fine el mundo de los mitos denigrantes que la propaganda creó en torno a esta institución, y por extensión, perpetuando la hispanofobia». O, viene a decir también, no deja de ser una pena que tantos españoles, que se tienen a sí mismos por cultos e ilustrados, hagan eco y den crédito a clichés que falsean tanto nuestra historia.

María Elvira Roca Barea. Imperiofobia y leyenda negra (2017). Madrid: Siruela, 2017; 482 pp.; col. Biblioteca de ensayo; prólogo de Arcadi Espada; ISBN: 978-84-16854-23-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo