Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Vidas entrecruzadas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MacaulayAtajo.jpg

miércoles, 7 de junio de 2017

Vidas entrecruzadas


El atajo, de David Macaulay, es un extraordinario álbum: por la calidad de sus ilustraciones, que cambian de perspectiva con total naturalidad; por la fluidez con la que se suceden las imágenes, sin ningún alarde innecesario; porque tiene un argumento divertido, nada sofisticado, que además hace pensar en cómo nuestras pequeñas acciones influyen en otros, lo queramos o no; porque su estructura narrativa es muy hábil —el autor entrecruza bien lo que les ocurre a distintos personajes y obliga al lector a volver atrás para descubrir detalles que no había captado en la primera o segunda lecturas—.

Los nueve personajes se presentan en la primera página: Albert y su yegua June, Paty y su cerda Perla, el profesor Tweet, una loca conductora llamada Sybil, la desconsolada Clarinda, no sabemos aún por qué, un tipo bajo el agua llamado Bob. El relato tiene varios capítulos, cada uno centrado en uno o dos personajes. En el primero vemos que Albert y June un día de mercado se levantan temprano, van al pueblo en un carro a vender sandías, eligen un atajo en vez de la carretera principal, venden las sandías con gran éxito y se vuelven. En sucesivos capítulos veremos las muchas consecuencias que ha tenido el viaje de Albert y June y que ellos ignoran por completo.

En cada doble página vemos una ilustración que ocupa una página completa y, en la otra, una ilustración recuadrada sobre fondo blanco en el que hay una o dos frases que cuentan algo sobriamente, justo aquello que las imágenes no pueden transmitir, por ejemplo, que Albert y June hacen el viaje una vez a la semana, que cuando cruzan el puente siempre piden un deseo..., etc. Todo lo que va pasando es contemplado, en algunas imágenes, por distintos animales y el lector se pregunta por qué se preocupan unos pájaros, observa a unos conejos que se desentienden de un problema o que se carcajean de lo que ven, o a unas ovejas expectantes cuando el globo del profesor Tweet está a la deriva…

David Macaulay. El atajo (Shortcut, 1995). Barcelona: Océano Travesía, 2016; 64 pp.; trad. de Sandra Sepúlveda Martín; ISBN: 978-607-400-960-6. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo