Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Relatos míticos en álbumes' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PalominoAntesP.jpg

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Relatos míticos en álbumes


En La experiencia de leer C. S. Lewis explica que los mitos son relatos que destacan en un bosque de relatos absurdos pues tienen contenidos significativos. Sus autores intentan comunicarnos experiencias serias y trascendentes y, por eso, ni el valor del mito es un valor específicamente literario ni la apreciación del mito es una verdadera experiencia literaria. En la antigüedad, dice también Lewis, se construían relatos míticos que eran como sombras de unas realidades profundas y que, indirectamente, presentaban nuestra realidad como una sombra de otra realidad más alta. Pero hubo un momento, sostenían Lewis y Tolkien, en el que, con la historia de Jesucristo, el mito verdadero, todo cambió: era una historia que funcionaba del mismo modo que los demás mitos pero que sucedió en realidad.

Esta introducción viene a cuento de que los álbumes que presentan antiguos relatos míticos tienen interés para un público adulto por la información cultural que transmiten —nos gusta saber cómo se planteaban algunas cosas las culturas antiguas— y por lo que tienen de desafío artístico para quienes han de dar a esos relatos asombrosos una interpretación gráfica. Es más dudoso que sean relatos aptos o eficaces para un público de poca edad, o para un público que no sabe ponerles un marco histórico y cultural adecuado, aunque para su impacto sean tan importantes la categoría de las imágenes y el talento del narrador (el del álbum o el de quien narra oralmente la historia).

Es el caso de dos buenos álbumes como El dueño de la luz, de las venezolanas Irene Savino e Ivonne Rivas, un cuento popular de los Warao, indígenas que habitan en el delta del Orinoco, acerca de cómo nacieron el Sol, la Luna y el Agua, narrado con sugerentes acuarelas que van ganando luminosidad cuando la chica protagonista regresa de su viaje con una caja de luz. Y como Antes del primer día, del mexicano Juan Palomino, un mito de la cultura maya contenido en el Popol Vuh guatemalteco acerca de la creación del mundo, que su autor optó por ilustrar, decía él mismo en una entrevista, con formas y recursos digitales que sorprenden un poco pero que sin duda van bien con el tipo de narración.

Irene Savino. El dueño de la luz (1994). Texto de Ivonne Rivas. Barcelona: Ekaré, 2015; 36 pp.; col. Narraciones indígenas; ISBN: 978-84-944050-8-2. [Vista del álbum en amazon.es]
Juan Palomino. Antes del primer día (2016). Madrid: SM, 2017; 32 pp.; ISBN: 978-84-675-8965-8. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo